Archive by Author | Manuel David Moreno

Mi mejor recuerdo de Concha García Campoy (descanse en paz)


Ayer fue la noticia que nos conmocionó a todos los que tuvimos el placer de coincidir con Concha García Campoy en el ejercicio de este oficio del periodismo. En mi caso, como pequeño homenaje hacia ella, solo quiero añadir que fue la primera persona con la que hice un directo en radio durante las prácticas que realicé en Onda Cero Radio durante 1999. Entonces ella era la encargada de dirigir el programa informativo “La Brújula” y siempre la recordaré delante del ordenador como una más en los entonces estudios de la calle Pintor Rosales de Madrid. La imagen que tengo grabada es la de un lápiz recogiéndole el pelo y dejando en toda la redacción su buen hacer profesional al que todos los que empezábamos la carrera aspirábamos, era una más a pesar de tener un currículum imponente.

Gracias a sus indicaciones, una noticia de calado de entonces como fue la destitución de la jueza decana de Marbella por el caso “Atlético” por parte del Consejo General del Poder Judicial, se convirtió en más o menos asequible para un chaval de 19 años. Y a pesar de que siendo unas prácticas de verano ese día volví a la redacción a más de las dos de la mañana, no me cansé de decirle a todo el mundo con orgullo que “Concha García Campoy me ha echado una mano”. Fue el primero de sus consejos y, por suerte, no el último.

Fue una más de los profesores que no había en la Complutense, una más de los periodistas por la siempre sentiré admiración, una más de las personas que con su humanidad y carisma llenaba el ambiente siempre acelerado de una redacción, sobre todo cuando te enfrentabas a un informativo nacional a diario.

Por eso no he querido dejar de recordarla, guardo con mucho cariño las cintas de casette de ese momento, un trozo de su voz que ayer nos dejó  que siempre estará conmigo. Gracias y hasta siempre, Concha.

Mi más sincero pésame a la familia.

Anuncios

Lecciones de periodismo diario, o cómo actualizar la web sin que se vea el plumero


Los medios de comunicación son objetivos, imparciales, buscan la verdad o la presentan de una forma que no deban ser tendenciosos hacia la audiencia. Además, deben buscar contenidos que permitan atraer a esos lectores, procurando agradar a un publico afín… hasta aquí la teoría y probablemente lo veamos en algunos medios nacionales e internacionales donde es más difícil dicho control, pero ¿qué ocurre si bajamos a un nivel más local o provincial?

Pues que los grupos de presión se adueñan de dichos medios para que, a cambio de dotarlos de una cierta estabilidad económica a través de patrocinios institucionales o corporativos, hagan que sus noticias aparezcan en las primeras posiciones o para que la línea editorial escore paradójicamente hasta alinearse o  identificarse casi plenamente con los objetivos que persigue ese mismo lobby.

Web El Mundo Málaga 23 de mayo de 2013Un ejemplo de esto puede encontrarse en esta captura de pantalla de la web de El Mundo Málaga, donde paradógicamente, durante toda la media-mañana y tarde de hoy (23 de mayo de 2013), las tres noticias principales de dicha web tenían un mismo fin, que no es otro que noticias polémicas o en contra de la gestión del PSOE en la provincia de Málaga.

¿Casualidad, falta de actualización, objetividad relativa? Si ya es difícil encontrar informaciones sobre la actividad del PSOE de Málaga en las páginas en papel de este diario con tratamiento neutral o positivo, lo que las convierte en casi un boletín de noticias del Partido Popular malagueño  aderezado, eso sí,  de una muy buena agenda cultural, la versión electrónica de dicho medio habla por si sola.

La moraleja no es otra que si se confunde la web de un periódico con la del propio partido político al que rinde pleitesía,  como periodista a veces dan ganas de preguntarse donde están los límites entre información y propaganda en un medio donde precisamente en su portada de hoy se hacía eco de esta frase de Igor Stravinski: “Seguir un solo camino es retroceder”.

Y menos mal que la política, como tema informativo de cara a la ciudadanía, es uno de los más repudiados por todas las encuestas…

#Obama2012, la imagen como estímulo final de campaña


Si a algo nos hemos acostumbrado desde que Obama se presentara como candidato en 2008 es que el diseño es para el Partido Demócrata uno de los pilares fundamentales de toda campaña política, siempre tendiendo a la simplicidad tanto en la forma de exponer datos como a la hora de provocar emociones.

Un claro ejemplo de esto es el último envío a través de email que hemos recibido todos los que estamos suscritos a las newsletters de la campaña presidencial de 2012, una muestra genial de como se puede transmitir mucho a través de muy poco y siempre con un teléfono móvil o tablet en la mano.

Una guía simplificada sobre quiénes son los apoyos del presidente Obama para su reelección:

Apuntes de mal periodismo: ABC de Sevilla (@abcdesevilla) sobre el crimen de los niños de Córdoba


Si hoy váis al kiosko os encontraréis con que la noticia de que dos informes apuntan a que se han encontrado restos humanos calcinados en torno al caso de los niños de Córdoba es la principal. Tanto por el mero hecho en sí como por los detalles escabrosos que se van conociendo, este caso quedará registrado sin duda en los anales de cualquier criminólogo.

Sin embargo, y a pesar de la crueldad con el que parece que se ha cometido este crimen repugnante, los medios de comunicación deben mantener siempre una distancia entre información y conjetura. Éste es el caso de la portada de ABC de Sevilla, que no ha dudado en mezclar dos hechos diferentes para obtener un titular cocinado: el informe forense de unos restos óseos (en el que no apunta a autorías ni identidades) y el hecho de que las coartadas del principal sospechoso no se sostienen y se sospecha del padre de los niños.

La investigación no ha finalizado, existen dudas sobre si podrán hacerse pruebas de ADN y si podrá demostrarse la autoría del crimen como la forma en que se llevó a cabo, aunque parece ser que para ABC nada de eso es necesario. Prueba evidente de ello es que la noticia que sostiene dicha portada no puede entrar a adjudicar ningún tipo de autoría porque no existen pruebas concluyentes de ello salvo un convencimiento de los investigadores.

La marcha atrás del aborto


Trabajando en unas valoraciones sobre la propuesta del ministro Alberto Ruiz Gallardón de eliminar de los supuestos para la interrupción voluntaria del embarazo la malformación del feto y el consecuente agradecimiento por todos los sectores provida y conservadores, me he parado a pensar en los pasos que hasta ahora se habían dado en lograr la igualdad plena entre hombres y mujeres y en como afectará de cara al futuro.

Además, nos enteramos por informaciones en los medios que también se baraja la posibilidad de que sea solo la valoración psicológica la que prevalezca a la hora de realizar una interrupción voluntaria del embarazo.

Antecedentes jurídicos hasta 2012. En el tercer curso de la Licenciatura de Periodismo me tocó participar en un trabajo de Relaciones Públicas por el que, a modo de lobby, tenía que llevar a cabo una defensa cerrada del aborto, sobre todo en el aspecto legislativo. En ese momento, 1999, España estaba anclada en la ley de supuestos (solo tres) y analizando cómo estábamos en comparación con otros países, podíamos sentirnos orgullosos de ser de los más restrictivos.

Así, de una tanda de países que incluía desde los más cercanos como Portugal, Francia, Reino Unido, Alemania o Italia, hasta otros más alejados como Estados Unidos o Japón, España tenía el dudoso honor de ser de los más fervientes detractores de una práctica que condiciona no solamente la vida de una mujer que no puede interrumpir su embarazo no deseado, sino que, en casos como malformación, creará una carga social adicional de la que luego es difícil encontrar quien se haga corresponsable.

En el primer grupo de países, el de aquellos que habían despenalizado el aborto implantando una ley de plazos, se encontraban Alemania, Francia, Italia o Estados Unidos. En el segundo grupo, el de aquellos que contaban con una legislación de supuestos que también incluía la malformación del feto, Reino Unido, Portugal y Japón tenían sus máximos exponentes.

Y luego estaba España, que se situaba un poco más allá en la parte conservadora ya que la ley de supuestos de 1985 dejaba la puerta abierta a un posible “cuarto supuesto”, aquel al que se refería cuando mantener el embarazo supondría un grave perjuicio social y psicológico para la madre, por el cual se podría llevar a cabo la interrupción del mismo dentro de las doce primeras semanas de gestación. Fué el argumento perfecto para crear un negocio del que se han lucrado muchas clínicas en nuestro país aprovechando el vacío legal existente, cuando no suponía una intervención que perjudicaba a la futura madre por lo agresivo de las técnicas utilizadas hasta la llegada de la píldora RU 486.

En la parte moral, aquellos que defendían que uno de los derechos irrenunciables del ser humano era el de la vida topaban con los que consideraban que el nasciturus (embrión hasta las doce semanas cuya vida todavía no es independiente de la madre) no podía ser considerado legalmente como ser humano. La batalla estaba servida.

Ante este panorama, en 2010 se logra dar un paso adelante con la aprobación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo a iniciativa del PSOE (el quinto intento hasta la fecha), y curiosamente, el número de abortos desciende en nuestro país. Se realiza también una apuesta por facilitar el uso entre la ciudadanía de la llamada “píldora del día después” pero no como un anticonceptivo posterior a la relación, o al menos ése era el espíritu de la decisión.

Dos años después, en 2012 y con menos de un año de la mayoría absoluta del PP en el poder, nos encontramos con que Gallardón considera que para la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo debe existir consentimiento expreso de los padres o tutores en casos de menores de edad legal pero no sanitaria (16 a 18 años), un colectivo que canaliza una gran parte de los casos de embarazo no deseados. Posteriormente, con declaraciones como que existe “violencia machista” de carácter social que obligan a la mujer a abortar, el ministro de Justicia enciende a todos los colectivos progresistas, femeninos o no. Y ahora, elimina la malformación del feto como un caso legal válido para la interrupción del embarazo.

Un paso atrás para la mujer. Es triste expresarlo así, sobre todo porque soy defensor de aquellos que quieren llevar conscientemente adelante un embarazo aún sabiendo que existe una malformación , pero con posturas como ésta se obliga desde el Estado a que la futura madre o familia que no desea seguir adelante tenga que llevar una carga de la que luego nadie se hará cargo o con muchas dificultades salvo los que viven en el entorno más cercano y privado. Casos como éstos no van a generar cariño o aprecio hacia un recien nacido no deseado sino una situación que se verá agravada por la crisis económica, abriendo otras vías como será la adopción o la manutención por parte del Estado si no existe padres que deseen dicha acogida.

Y no es demagogia lo que encierran estas palabras, baste ver como en caso de malformación, la sociedad no es tan permisiva, a pesar de los valiosos intentos de asociaciones como Down España por encontrar un hogar aquellos niños que con este síndrome aún viven en centros de acogida pasados 8 años después de su nacimiento. Y eso es sólo una pequeña muestra.

Según datos recientes del ministerio de Sanidad, solo el 3% de los abortos realizados en 2010 se debían a malformaciones en el feto (sobre 3.300 casos). Sin embargo, esta estadística no tiene en cuenta que se produce una supeditación de los intereses de colectivos más conservadores sobre el resto de las libertades individuales de las mujeres independientemente de que compartan o no esa forma de ver la vida. Son solamente datos, pero en cada uno de los 3.300 casos realizados en 2010 existe el panorama familiar de 3.300 mujeres que han ejercido libremente su capacidad de elección gracias a la ley de 2010.

Además, estamos ante una decisión no carente de hipocresía, ya que otro de los hechos pronto constatables en el tiempo será que, a pesar de que una malformación pueda no ser válida como supuesto para el aborto, en el caso de existir un informe psicológico negativo sobre el impacto que dicho embarazo tendría sobre la mujer, la interrupción seguirá siendo válida. Y si el sistema público de salud no asume el gasto de dicha intervención, tampoco será problema ya que no tardará en reactivarse la maquinaria comercial ya explotó un vacío legal como negocio de 1985 a 2010.

Una verdadera lástima.

Redes sociales: más allá de la campaña


* Artículo publicado en la revista “Más Poder Local

(ESP) La actividad política ha visto como Internet y las redes sociales han llegado para quedarse. La Red se ha convertido en un nuevo canal de comunicación con la ciudadanía, una útil herramienta para consolidar mensajes al tiempo que permiten moldear la imagen de nuestros representantes para la opinión pública, aunque será el compromiso de nuestros gestores con estas plataformas el que determinará el éxito.

(ENG) Internet and the social networks has become a new channel of communication for the political activity, a useful tool for consolidating messages and a way to improve the public reputation of our politicians. The commitment of this kind of users with this social platforms establishes the success.

Facebook, Twitter, WordPress… la aparición de Internet y, consecuentemente, las redes sociales, blogs y web han propiciado que la acción política se haya encontrado con  nuevas herramientas que permiten hallar puntos de consenso con la ciudadanía, facilitar la movilización y ser un vehículo hacia formas de democracia más directa. Además, transmiten cercanía y son un espacio personal moldeable sobre la imagen del candidato de un partido, del gestor en una institución y para el político en la oposición.

Pero, ¿estamos ante la panacea digital? Nuestra estrategia 2.0 debe desarrollarse sin olvidar que las redes sociales no son nunca un sustitutivo del contacto directo con el ciudadano, sino un apéndice más de nuestras vías de comunicación y diálogo con la sociedad. Tampoco es una alternativa a la propia acción política, sino una forma de enriquecerla al servir de correa de transmisión de aquellos que nos contarán sus problemas, sugerencias y opiniones.

Por eso, a la hora de abordar la identidad digital que un representante político desea tener, debe explicitarse en una hoja de ruta hasta dónde se está dispuesto a llegar en el desarrollo de la misma, así como si el compromiso va a ser por periodo limitado o de forma permanente. Debe contener también si esta acción va a estar gestionada de forma personal o a través de un equipo de colaboradores, si incluirá ápices de su vida personal o será solamente un frío altavoz de mensaje político que toque defender en cada momento.

El marco temporal escogido para la inmersión en las redes sociales es igualmente determinante para el mayor o menor éxito social del proyecto. Así, el inicio de una precampaña electoral o la posterior toma de posesión de cargos o funciones suele ser erróneamente el periodo elegido para la aparición de nuevos perfiles sociales de candidatos políticos y gestores con presencia en la Red. Es entendible dado que los ojos de los medios y de la opinión pública están puestos en cualquier detalle durante este periodo y suelen ser frecuentes las noticias aparecidas con nuevas web, blog, perfiles y herramientas de participación digital como un elemento más que nos dota de compromiso con el votante, modernidad y cercanía. Pero la consolidación de una buena imagen social en la Red es lenta, exige mucho trabajo de campo y nunca suele rentabilizarse en apoyos si se ha partido desde cero un mes antes de la cita electoral.

Sobre todo, si no olvidamos que nuestra presencia y aceptación vendrá determinada por la calidad del mensaje que se transmita, por lo que, aunque puede resultar tentador dotarse de un perfil 2.0 por el mero hecho de tener presencia en redes como Facebook o Twitter, si no se enriquece con un mensaje elaborado jugará en contra de nuestra imagen pública.

La retroalimentación con nuestros seguidores será, además, el pilar que sustente tanto la complicidad buscada por el personaje político como su propia credibilidad. Todo intento de creatividad o afianzamiento quedará vacío si no existe una comunicación fluida en los dos sentidos, ya que la principal virtud de Internet es que el rol de emisor-receptor puede cambiar en cualquier momento, máxime en una red social.

Las redes sociales pueden ser un recurso político para acercarse a la ciudadanía, pero nunca para sustituirla

Internet también es inmediato, por lo que debemos ser conscientes de que cualquier mensaje que se emita podrá encontrar no solo adeptos sino sentimientos en sentido contrario. Estamos ante un acceso informal a la vida cotidiana de individuos y colectivos que cuentan con múltiples intereses (personales, colectivos, empresariales, sociales…), por lo que se hace necesaria, como en toda estrategia política tradicional, una segmentación de nuestros públicos objetivos que permita mantener un mensaje coherente, sobre todo ante los líderes de opinión ya consolidados en estas plataformas.

Ante esto, por encima de cualquier efecto publicitario digital o de posicionamiento, la moderación en el envío de información será el principal elemento que permita controlar de forma positiva nuestra reputación en la Red. De igual forma, se debe contar con un plan de comunicación de crisis específico, sobre todo ante las críticas o en momentos de tensión/crispación, ya que expresar nuestra vida y opiniones en 140 caracteres o hacer comentarios sin tener en cuenta el efecto multiplicador de la Red nos obligará tener que pedir disculpas, rectificar o incluso a cerrar un espacio digital, con el consiguiente menoscabo a nuestra proyección pública.

Una vez instalados en la Red y pasado el periodo electoral, ¿debemos mantener esa presencia? Si nuestra estrategia electoral decidió entrar en una red social durante la actividad frenética de una campaña, al desaparecer sin previo aviso o no dar síntomas de actualización constante estaremos creando un cadáver digital que puede verse como una falta de compromiso con el ciudadano. Internet está sembrado de perfiles, blogs y web de candidaturas abandonadas a su suerte, por lo que si existimos en la Red, debe ser con vocación de permanencia.

BIBLIOGRAFÍA:

ARROYO, Luis y YUS, Magali. Pensar que con Internet basta. En Los Cien Errores en la Comunicación de las Organizaciones. 4ª Edición. Madrid: ESIC Editorial, 2011. p. 213-215.

MAZZOLENI , Gianpietro. Los nuevos medios. En La Comunicación Política. Linares, Pepa (trad.).  Madrid: Alianza Editorial, 2010. p. 86-87.

SCHRÖDER, Peter. Grupos Meta. En Estrategias Políticas. México: Fundación Friedrich Neumann, 2004. p. 171-189.

@Movistar_es cede mi número de teléfono para que reciba mensajes eróticos por @Whatsapp (incluyo listado)


Recientemente he pasado a prepago mi número de móvil, no tenía compromiso de permanencia y he querido darme un tiempo para decidir que hacer con él, si seguía con un plan más barato en Movistar (donde estoy actualmente) o me cambio de operador. Pedí pasar a prepago y Movistar, después de dejar facturas de más de 150 euros mensuales (lo usaba por temas de trabajo), no hizo nada por retenerme. Por un lado lo agradezco; por otro lado, me extrañaba, ya que había perdido esa categoría de cliente que les interesaba.

Hasta ahí todo bien, salvo cuando comienzo a recibir mensajes de carácter erótico y servicios 80X a través de Whatsapp. Evidentemente, mi número de móvil, ése que nunca he cedido a nadie, había pasado a mejor vida en la base de clientes de Movistar, y veo que lo han cedido a una caja de Pandora al mejor postor. No es que vaya a caer en llamar a esos servicios, pero sí que me fastidia ya que me hace pensar que para Movistar, esa empresa que se supone que ofrece un servicio añadido por ser la más grande en nuestro país, no les he interesado en absoluto.

Actualizado: Ahora también recibo mensajes de videncia:

De momento, tengo bloqueados a los siguientes números desde los que me tienen acribillado por Whatsapp para que pague por servicios 80X, por si a alguno le interesa y puede darme una vía de solución (los iré actualizando conforme reciba más mensajes en este post):

627695786

678849719

608762645

931220676

924040907

954049209

954049505

931504035

697565803

600114572

697581885

603560199

663410541

663651171

600091374

A %d blogueros les gusta esto: