Archivo | Redes sociales RSS for this section

Redes sociales: más allá de la campaña


* Artículo publicado en la revista “Más Poder Local

(ESP) La actividad política ha visto como Internet y las redes sociales han llegado para quedarse. La Red se ha convertido en un nuevo canal de comunicación con la ciudadanía, una útil herramienta para consolidar mensajes al tiempo que permiten moldear la imagen de nuestros representantes para la opinión pública, aunque será el compromiso de nuestros gestores con estas plataformas el que determinará el éxito.

(ENG) Internet and the social networks has become a new channel of communication for the political activity, a useful tool for consolidating messages and a way to improve the public reputation of our politicians. The commitment of this kind of users with this social platforms establishes the success.

Facebook, Twitter, WordPress… la aparición de Internet y, consecuentemente, las redes sociales, blogs y web han propiciado que la acción política se haya encontrado con  nuevas herramientas que permiten hallar puntos de consenso con la ciudadanía, facilitar la movilización y ser un vehículo hacia formas de democracia más directa. Además, transmiten cercanía y son un espacio personal moldeable sobre la imagen del candidato de un partido, del gestor en una institución y para el político en la oposición.

Pero, ¿estamos ante la panacea digital? Nuestra estrategia 2.0 debe desarrollarse sin olvidar que las redes sociales no son nunca un sustitutivo del contacto directo con el ciudadano, sino un apéndice más de nuestras vías de comunicación y diálogo con la sociedad. Tampoco es una alternativa a la propia acción política, sino una forma de enriquecerla al servir de correa de transmisión de aquellos que nos contarán sus problemas, sugerencias y opiniones.

Por eso, a la hora de abordar la identidad digital que un representante político desea tener, debe explicitarse en una hoja de ruta hasta dónde se está dispuesto a llegar en el desarrollo de la misma, así como si el compromiso va a ser por periodo limitado o de forma permanente. Debe contener también si esta acción va a estar gestionada de forma personal o a través de un equipo de colaboradores, si incluirá ápices de su vida personal o será solamente un frío altavoz de mensaje político que toque defender en cada momento.

El marco temporal escogido para la inmersión en las redes sociales es igualmente determinante para el mayor o menor éxito social del proyecto. Así, el inicio de una precampaña electoral o la posterior toma de posesión de cargos o funciones suele ser erróneamente el periodo elegido para la aparición de nuevos perfiles sociales de candidatos políticos y gestores con presencia en la Red. Es entendible dado que los ojos de los medios y de la opinión pública están puestos en cualquier detalle durante este periodo y suelen ser frecuentes las noticias aparecidas con nuevas web, blog, perfiles y herramientas de participación digital como un elemento más que nos dota de compromiso con el votante, modernidad y cercanía. Pero la consolidación de una buena imagen social en la Red es lenta, exige mucho trabajo de campo y nunca suele rentabilizarse en apoyos si se ha partido desde cero un mes antes de la cita electoral.

Sobre todo, si no olvidamos que nuestra presencia y aceptación vendrá determinada por la calidad del mensaje que se transmita, por lo que, aunque puede resultar tentador dotarse de un perfil 2.0 por el mero hecho de tener presencia en redes como Facebook o Twitter, si no se enriquece con un mensaje elaborado jugará en contra de nuestra imagen pública.

La retroalimentación con nuestros seguidores será, además, el pilar que sustente tanto la complicidad buscada por el personaje político como su propia credibilidad. Todo intento de creatividad o afianzamiento quedará vacío si no existe una comunicación fluida en los dos sentidos, ya que la principal virtud de Internet es que el rol de emisor-receptor puede cambiar en cualquier momento, máxime en una red social.

Las redes sociales pueden ser un recurso político para acercarse a la ciudadanía, pero nunca para sustituirla

Internet también es inmediato, por lo que debemos ser conscientes de que cualquier mensaje que se emita podrá encontrar no solo adeptos sino sentimientos en sentido contrario. Estamos ante un acceso informal a la vida cotidiana de individuos y colectivos que cuentan con múltiples intereses (personales, colectivos, empresariales, sociales…), por lo que se hace necesaria, como en toda estrategia política tradicional, una segmentación de nuestros públicos objetivos que permita mantener un mensaje coherente, sobre todo ante los líderes de opinión ya consolidados en estas plataformas.

Ante esto, por encima de cualquier efecto publicitario digital o de posicionamiento, la moderación en el envío de información será el principal elemento que permita controlar de forma positiva nuestra reputación en la Red. De igual forma, se debe contar con un plan de comunicación de crisis específico, sobre todo ante las críticas o en momentos de tensión/crispación, ya que expresar nuestra vida y opiniones en 140 caracteres o hacer comentarios sin tener en cuenta el efecto multiplicador de la Red nos obligará tener que pedir disculpas, rectificar o incluso a cerrar un espacio digital, con el consiguiente menoscabo a nuestra proyección pública.

Una vez instalados en la Red y pasado el periodo electoral, ¿debemos mantener esa presencia? Si nuestra estrategia electoral decidió entrar en una red social durante la actividad frenética de una campaña, al desaparecer sin previo aviso o no dar síntomas de actualización constante estaremos creando un cadáver digital que puede verse como una falta de compromiso con el ciudadano. Internet está sembrado de perfiles, blogs y web de candidaturas abandonadas a su suerte, por lo que si existimos en la Red, debe ser con vocación de permanencia.

BIBLIOGRAFÍA:

ARROYO, Luis y YUS, Magali. Pensar que con Internet basta. En Los Cien Errores en la Comunicación de las Organizaciones. 4ª Edición. Madrid: ESIC Editorial, 2011. p. 213-215.

MAZZOLENI , Gianpietro. Los nuevos medios. En La Comunicación Política. Linares, Pepa (trad.).  Madrid: Alianza Editorial, 2010. p. 86-87.

SCHRÖDER, Peter. Grupos Meta. En Estrategias Políticas. México: Fundación Friedrich Neumann, 2004. p. 171-189.

Anuncios

#Tuenti hacia el modelo de pago (II): ¿valdría como Social CRM?


Otro de los aspectos de Tuenti que quiero seguir analizando en este blog es, además de todo el proceso de rentabilización de la red social como Operador Móvil Virtual de Telefónica, su uso como gestor de relaciones con el cliente, o lo que es lo mismo, como CRM.

La implantación de un sistema CRM en la cultura de ventas de una empresa implica establecer nuevos procesos de relación con el cliente antes no utilizados, o al menos, no vistos desde la óptica de la adopción de un software específico para el día a día empresarial, pero, ¿qué pasará si todo el producto, en este caso una red social, fuera el propio CRM?

Según la consultora Gartner, el Social CRM es una estrategia de negocio que implica a los departamentos de ventas, marketing y servicio al cliente para provocar la participación activa del cliente a través de internet (web o producto móvil) en el modelo de negocio de la empresa. O dicho de otro modo, que el cliente sea realmente determinante en la vida del producto a través de la relación que mantiene con la empresa a través de internet.

Todo eso ya se da en una red social por sí misma. No en vano, la propia orientación del negocio está basada en que sea el cliente (usuario) en primer lugar y no la empresa que lo ha diseñado la que, a través de los comportamientos registrados en su actividad diaria, establezca la forma, modo y usabilidad de toda la información disponible para que sea más efectiva, incluyendo la colocación de publicidad o servicios de pago a la vista sin que sea un incordio en la experiencia de navegación durante la vida útil de la red social.

Un caso práctico sobre como el usuario es determinante en esta vida útil la veremos próximamente en las páginas de empresas y organizaciones de Facebook que modificarán su aspecto para pasar de una estructura en forma de tabloide (el tradicional muro) a una forma de arbol que prioriza los últimos contenidos sobre los más antiguos. Se trata de un rediseño completo de lo que será la experiencia del usuario con esta red social, marcado por el conocido proceso de lectura en Z que toda persona realiza al encontrarse ante una imagen que ocupa todo su campo visual. Es decir, los usuarios de Facebook han detectado que el contenido de sus páginas exceden con mucho su capacidad de retención, y antes que seguir saturando y perjudicando la experiencia de su producto, se ha simplificado para mejorar la fidelización.

Por eso, una red social, cuyo producto se basa en internet por completo, siempre será más rápida al detectar comportamientos y satisfacciones de sus usuarios que obliguen a modificar dicho servicio, sobre todo mucho antes que otro tipo de empresa cuya presencia en internet simplemente complementa o promociona el producto real (música, prensa, viajes, etc.).

De ahí mi interés por ver como Tuenti, cuyo producto es 100% expuesto y fruto de internet, puede aprovechar su posición privilegiada en relación con los usuarios para destinarla a la gestión de ventas de un servicio de pago como es la telefonía móvil.

Tomando el gráfico de SocialMediaExaminer.com, podemos ver como las relaciones tradicionales en un Social CRM son muy semejantes a las que ya existen en una red social, salvo que ésta última se dota del componente añadido de un producto de pago. De esta forma, los procesos de comunicación que se dan con el cliente, incluida la relación directa con el mismo en la resolución de incidencias u ofreciendo nuevos productos/servicios, Tuenti contaría con ventaja a la hora de alargar el denominado ciclo de vida del cliente (desde que nos conoce hasta que nos abandona) al contar ya con una mayor implicación previa a la contratación del servicio (registro previo y uso de la plataforma) y saber cómo interactuar con él de forma gracias a sus comportamientos sociales registrados, con el objetivo último de mejorar la capacidad de adaptación de la plataforma/producto. No en vano, una de las funciones destacadas en los actuales procesos de selección que lleva a cabo la compañía para desarrollar Tuenti Móvil es “eliminar los fallos que existan en las páginas web de móvil, basándose en sugerencias hechas por los usuarios”.

En cuanto al procesamiento de datos para ver que clientes son más valiosos o no (función esencial de un CRM), Tuenti también contaría con el valor añadido de tener integrados todos sus datos en una plataforma previa que ya cuenta con procesamiento para optimizar las campañas de marketing y publicidad y que sean un éxito. De hecho, ya se ha establecido un primer contacto con esa tipología de usuarios/clientes más valiosos en la fase beta de la plataforma y, según la compañía, se ha establecido relación contractual con 50.000 de ellos. Aún no se conoce su rentabilidad dado que Tuenti Technologies SL todavía no tiene publicados los datos correspondientes al ejercicio 2011, pero de momento, Telefónica como grupo consolidado ya lo ha hecho y su cifra de negocio en la división de telefonía móvil (donde se incluye Tuenti desde agosto de 2010), arroja un resultado negativo de 9,4 millones de euros.

Otro aspecto que como Social CRM Tuenti lleva un camino recorrido se da si vemos cuales son las funciones básicas de toda plataforma de gestión de clientes. Desde el punto de vista del CRM Activo, Tuenti es una gran base de datos centralizada de la que cuelga, a modo de árbol, todos los datos personales del usuario así como sus comportamientos, lo que permite una mayor automatización de los procesos de negocio. Como CRM Operacional y Colaborativo, la interacción del equipo de Tuenti con el cliente ya es constante, por lo que como servicio de pago solo se mejoraría aprovechando el coste reducido de la comunicación con el cliente. Ésta podría ser dentro de la propia plataforma, por ejemplo email o mensajes internos en un buzón, o con aplicaciones móviles propias sobre todo con la vista puesta en el iPhone. Desde el punto de vista del CRM Analítico, otra de las bazas en las que Tuenti también está buscando personal actualmente, implica que al diseño tradicional de campañas de marketing para todos los usuarios/clientes o aquellos más específicos con aplicaciones móviles, se añada la necesidad de implicación directa del usuario/cliente con la nueva plataforma móvil. Pero no todo son ventajas en este modelo, y la estrategia tendrá que luchar con problemas como los hábitos de consumo con servicios gratuitos en su mayoría (véase MSN, chat, Skype o Whatsapp) o la tasa de abandono existente en esta red social, más alta que en las de la competencia.

Por ello, será determinante ver como se comportará Tuenti en la experiencia de gestión de relaciones con el cliente, sobre todo teniendo en cuenta que, en este caso más que nunca, el lema de “es más barato retener a un cliente que buscar uno nuevo” es primordial en un mercado con una alta competitividad en el que la política de precios bajos no puede solo ser el elemento diferenciador. Será la atención personalizada y el nivel de satisfacción del cliente lo que, unido a la viabilidad económica del proyecto, determine si Tuenti ha dado el paso correcto como operadora de telefonía móvil social.

#Tuenti hacia el modelo de pago, ¿rentabilidad o experimento low-cost?


Esta semana ha sido noticia el intento de Tuenti, del grupo Telefónica, de dar el salto a la fama con servicios como operadora móvil virtual con una agresiva política de precios en llamadas a teléfonos de clientes ya inscritos. De esta forma, la joven red social que naciera en 2007 da por concluida la primera fase de desarrollo de lo que hasta ahora se había conocido como Tuenti Móvil (“TU“), iniciativa que encontró viabilidad tecnológica a sus planes de fidelización de clientes de pago en el momento que el grupo Telefónica compró el 90& del capital solo tres años más tarde (agosto de 2010).

Como es obvio, integrar una operadora de telecomunicaciones, sea virtual o no, en una red social no es fácil. Sólo hay que ver el nivel de relaciones que se dan en Tuenti para comprobar que una incorporación de este tipo de servicios sin que pierda su identidad propia ni genere desafección a los usuarios supone más que un reto. Sobre todo en un mercado tan compartimentado como el español en materia de telefonía móvil, y siempre teniendo en cuenta el recorrido de otros proyectos estrella anteriores de Telefónica como Lycos, Terra o Keteke.

Y es que, tras un desembolso valorado en 70 millones de euros, Telefónica ha rebautizado el proyecto de Tuenti como una forma de ampliar su base de clientes móviles ante el saldo neto de pérdidas de líneas de telefonía móvil que viene acumulando desde la liberalización del sector, con más de 32.000 clientes netos menos (líneas perdidas menos ganadas) solo en 2011. Nuestra multinacional tecnológica sigue siendo la principal víctima de la pérdida de clientes, sobre todo de otros OMV, así como Yoigo (más de 940.000 clientes captados de abril de 2010 a abril de 2011) y a las campañas agresivas de Orange.

Tuenti se convertiría, por tanto, en un intento de tabla de salvación del grupo Telefónica entrando de lleno en estrategias como las que han aplicado otras compañías OMV con tarifas similares. No en vano, tras la fase beta de TU se ha anunciado que ya se cuenta con una base de 50.000 clientes, con lo que de momento, la incorporación de esa facturación a los resultados de Telefónica marcarían un saldo positivo al cierre de 2011 al menos en cuanto número de líneas, ¿pero como se mantiene y amplía este número y de forma rentable?

El modelo de negocio de las OMV y del cuarto operador que se comporta en España como tal, Yoigo, cuenta en la actualidad con una cuota de mercado cercana al 12%, un pedazo de la tarta a la que Telefónica como grupo no va a renunciar. Pero en el caso específico de las OMV, parece que se trata de una apuesta residual teniendo en cuenta las necesidades de Telefónica en la batalla por no perder clientes y seguir incrementando margen de beneficio.

¿Por qué los clientes cambian de móvil? Pues según la OCU, los aspectos más valorados son precios bajos y claros, la calidad de trato al cliente y la cobertura. Sobre el papel, parece que la campaña de precios de Tuenti (aunque ya han empezado a salir las primeras voces de alarma), la posibilidad de mantener un contacto directo con el cliente a través de la red social y la cobertura que ofrece Telefónica son puntos a favor. Al menos para un cliente de prepago ¿pero que hacemos con el de contrato, que será el que le de viabilidad futura?

Aquí sale por excelencia la palabra con la que todos los operadores todavía no saben que hacer: PERMANENCIA. En el caso concreto de Yoigo, por ser una empresa a la que por tamaño podría aspirar Tuenti según su base de clientes potenciales, no existe ya que no hay terminales subvencionados. Y ha sido esta estrategia (además de la de poner una red física de tiendas, algo que genera bastante más confianza que una web por como se comporta nuestro mercado de telefonía móvil), lo que permitido a la operadora del grupo sueco TeliaSonera aumentar ese número de clientes que en cinco años de existencia se acerca a los 3 millones, aunque todavía no navega en una situación de beneficios empresariales. No en vano, a la espera de conocer resultados de 2011 (TeliaSonera ha publicado los del grupo consolidado y el grupo ACS no lo contabiliza a través de Xfera Móviles, S.A., del que es accionista), Yoigo tiene unas pérdidas acumuladas de 272 millones de euros de 2007 a 2010, así como una puesta en escena que no ha estado exenta de altibajos en su implantación en España.

Por eso, desde el punto de vista del perfil del consumidor de telefonía móvil tradicional y los resultados económicos de las empresas que aún están en periodo de implantación, resultará interesante ver como se desarrolla esta nueva estrategia en la cuenta de resultados tanto de Tuenti como del grupo Telefónica. Mención aparte es el que nos encontremos en periodo de recesión económica al menos durante todo 2012, algo que tampoco es una punta de lanza en los primeros meses de vida del proyecto.

Pero ya en un plano más conceptual, retomo las palabra del fundador y actual CEO de Tuenti, Zaryn Dentzel, al mencionar que la estrategia se ha basado en “mejorar la conectividad de la gente, desde la red y desde el teléfono. La filosofía de Tuenti está basada en los datos y somos la primera red social que ofrece un servicio como proveedor de comunicaciones“. Esto junto a la simplificación de la relación de las telecomunicaciones con el consumidor y el lanzamiento de aplicaciones “muy revolucionarias basadas en dicha plataforma”, ha sido la carta de presentación en sociedad.

Sobre el papel, se trata de un proyecto interesante dado el perfil del consumidor al que se enfrentan, todo ello basado en las siguientes condiciones generales de contratación, de las que extraido algunos párrafos interesantes:

– Los usuarios deben ser mayores de edad y dispongan de capacidad jurídica suficiente: actualmente, Tuenti posee un punto de partida de 13 millones de usuarios registrados (10,4 millones activos), con una base del 75% superior a esa edad (datos de octubre de 2011), por lo que tendría un universo potencial propio de 7,8 millones.

– Deben haber sido seleccionados por un sistema de invitación previo: desconozco el criterio de selección, pero se habrá puesto en marcha todo tipo de análisis de marketing y ventas entre la gran base de datos que conforman los usuarios de Tuenti para que en aspectos como hábitos de comportamiento, perfil profesional, nivel de contactos, etc. se cuente con una base sólida.

– Deben poseer un terminal móvil libre o adquirir un terminal Móvil Tuenti a través de la página web: aquí nos encontramos con el problema de la permanencia. Para los clientes prepago, se ha establecido un precio de salida de 100 euros (89 del terminal más 10 euros de recarga obligatoria) . Pero para los de contrato, deberá existir condiciones ventajosas tanto para el cliente nuevo como para el que llega de otro operador y siempre teniendo en cuenta el nivel de atadura que se quiera imponer al consumidor en cuanto a la contratación de tarifas planas de internet o de voz.

– Por último, excepcionalmente, Tuenti podrá permitir, cuando condiciones de operatividad así lo requieran, la contratación del Servicio Móvil de Tuenti a usuarios no registrados en la red social: o lo que es lo mismo, si todo esto no funciona, ya se encargará Telefónica de retocarlo todo para atraer gente no registrada en dicha red social e intentar rentabilizar Tuenti como una operadora más, eso sí, sin carga social. ¿Podría ser el paso previo a ofrecer servicios a ex-clientes de Telefónica con intención de reengancharlos? El tiempo lo dirá.

Pero tengo mis dudas sobre el que un usuario puro de Tuenti de el paso a contratar un servicio por el mera empatía con la red o sus contactos. No existen muchos datos públicos sobre los perfiles de los usuarios en redes sociales en España entrando en análisis específicos de redes como Facebook, Tuenti o Twitter, pero uno que no deja indiferente a nadie es la oleada que realiza el Observatorio de las Redes Sociales de The Cocktail Analysis, que en su última entrega de febrero de 2011 dejaba los siguientes datos:

– El 63% de los usuarios mantiene una presencia activa en las redes sociales como forma de comunicación gratuita. Ello se ha traducido en la adaptación de otras tecnologías emergentes como Messenger, Whatsapp, Skype o Blackberry Messenger. Ese pensamiento se complementa con la frase “pagas la tarifa de internet, pero te ahorras en llamadas”.

El 29% de los usuarios totales de móviles entra en redes sociales al menos una vez al día. De éstos, solo el 30% lo hace para Tuenti (vs. 60% Facebook). Sin embargo, si se compara la dimensión de la red, tanto Tuenti como Facebook mantienen porcentajes similares (33% Tuenti, 30% Facebook).

Tuenti se coloca en el ámbito de las comunicaciones informales con gente conocida (no círculo íntimo), frente a perfiles como la propia telefonía móvil o Skype (comunicación formal e íntima).

– De igual forma, Tuenti se ha especializado en la función como la de realizar planes (quedadas) con los contactos.

Sin embargo, como red social, en este estudio queda claro que Tuenti adolece de una falta de madurez en el público usuario, es decir, que en el momento de establecer otro tipo de relaciones más formales (más propias a las asociadas a un teléfono móvil o a la VOIP), existen bajas hacia otras redes con Facebook. Así, con datos sobre la mesa, tenemos que:

Tuenti acumulaba una tasa de abandono del 32% entre los encuestados (vs al 12% de Facebook, 24% de Messenger o 44% de Skype)

Solo el 31% de los que los que habían abandonado esta red volvería a usarla (vs 57% de Facebook)

El 18% de las personas presentes en otras redes abrirían cuenta en Tuenti (vs. 29% Twitter), y en competencia directa en términos de comunicación en tiempo real, superaría a Skype (8%) y Facebook (6%). Sin embargo, un 49% de las personas que ya tienen red social consideran que es suficiente.

Resulta también destacado que ese público “cautivo” de Tuenti, a la hora de recordar marcas, la segunda que se posiciona entre sus menciones es “Movistar” (la primera es “Cocacola”), y que también es la operadora de Telefónica la marca a la que los usuarios preferirían seguir. Aunque estos conceptos de comportamiento van ligados al marketing no deja de ser evidente que para garantizar la viabilidad del proyecto tendrá que existir una declaración de intenciones entre Movistar y Tuenti para no quitarse clientes y que no se perjudique los intereses de esta última como OMV.

Aún quedan otros aspectos clave por analizar, como el de que, ahora más que nunca, sea patente que Telefónica adquirió un trabajo de campo en materia de captación de clientes a un precio bastante barato a largo plazo, dado que los usuarios de Tuenti, ahora ya clientes potenciales de servicios propios del grupo, son los encargados de actualizar sus propios datos con una veracidad que roza el 100%, pero el tema de la privacidad de los datos y el uso con fines comerciales es algo que será motivo de otros posts más adelante (aunque ya se ha publicado algo al respecto sobre la privacidad en otras redes como Facebook, podéis verlas aquí).

De momento, el de las redes sociales de pago, se ha demostrado insuficiente desde el punto de vista del usuario, dado que las experiencias asociadas a la estas plataformas generalistas, corresponden más a usuarios de ocio o básicos, existiendo otro tipo de redes más específicas tanto en servicios como en temática (Skype o Linkedin, por ejemplo), que si cuentan con carteras de servicios premium a modo de suscripción. Aún así, no deja de ser interesante este paso dado por Tuenti y por ello quería dedicarle un análisis más o menos intenso en el blog.

Buen domingo :)

#38CongresoPSOE: la democracia de un partido en Twitter


* Puedes ver otros artículos sobre comunicación política en este enlace

El pasado 38º Congreso Federal del PSOE (que todos habéis podido seguir a través de Twitter con el hashtag #38CongresoPSOE), ha supuesto un antes y un después en nuestro país en la forma en la que los internautas han podido seguir en directo el desarrollo de una cita orgánica con un partido de masas.

Para mí, como primera asistencia a un Congreso Federal y con el cometido de que nuestros tuiteros y tuiteras socialistas de Málaga dejasen constancia de la actividad frenética que se ha desarrollado en tres días, ha supuesto el doble reto de ofrecer aún mayor contenido informativo al que ya se viene realizando con regularidad en las redes sociales del PSOE de Málaga sin apabullar con mensajes vacíos de interés para el usuario de las mismas. También el de ayudar a seguir desarrollando un equipo coordinado de personas que puedan usar las redes sociales como activismo político, algo de lo que se escribe mucho pero se enseña poco.

No en vano, desde el propio perfil institucional del partido en Twitter siempre se ha preferido no repetir los mensajes usando el puño (=teclado) y letra sino a través de otras medidas más eficaces para desarrollar el trabajo en grupo. Esto es, los RT de aquellos mensajes significativos que venían transmitiéndose desde las cuentas de PSOE (ver mentionmap), PSOE de Andalucía y los cargos públicos y orgánicos así como invitados y equipo 2.0 de Málaga acreditados en el Congreso, que en nuestro caso ha superado más de la quincena de participantes y que merecen mi más sincera enhorabuena por su trabajo.

Los resultados obtenidos, como viene siendo habitual en este tipo de eventos, han sido varios: por una parte, lograr mantener como trend-topic (tendencia) el hashtag #38CongresoPSOE en el ámbito provincial de #Málaga con el handicap de que se celebraba en Sevilla y había que competir con los temas de carácter local/provincial (ver foto). Esta estrategia se logró en viernes y sábado a nivel nacional, sobre todo cuando los entonces candidatos Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón daban sus respectivos discursos, y se repitió también en Málaga.

De igual forma, se ha logrado incrementar la base de seguidores (en 158 más) y aumentar la ratio entre seguidores y amigos en una relación 4 a 1 (4 followers por cada friend), algo que supuso establecer en 165 retuiteos en menos de dos horas los mensajes enviados a través del perfil del PSOE de Málaga, en su gran mayoría procedentes del perfil institucional del PSOE (aumentando con ello su impacto nacional). la excepción fue uno propio lanzado desde el perfil provincial (@_Rubalcaba_ nuevo secretario general del #PSOE #38CongresoPSOE“), que logra la nada despreciable cifra de 33 retuiteos durante la hora siguiente a ser publicado.

El otro objetivo, como era obvio, trataba de contrarrestar con mensajes positivos la acción también política de los perfiles más activos de otras formaciones, sobre todo del Partido Popular de Málaga, que intentaban interferir con su propia visión de la realidad, supongo que en algunos casos ronzando el mal gusto. Pero esa forma de trabajar no es objetivo de ese análisis y en términos generales, la reputación que mantiene el PSOE de Málaga, según análisis como Klout, TweetGrader, SocialBro, SocialMention o Followthehashtag, sigue siendo neutral.

A modo de anécdota, si que es preciso destacar que fue justo después, en el periodo de las votaciones a las candidaturas y la espera de resultados, cuando se ha logró despertar el interés de todos los que estaban siguiendo el hashtag #38CongresoPSOE (militantes, simpatizantes, no afiliados, gente no interesada en la política, trolls y demás fauna y flora que puede encontrarse por estos mundos), como puede verse en este vídeo:

Con las cosas de Twitter no se juega: #Cuatrotuiteros


Inauguro un espacio en este blog sobre las malas prácticas en Twitter, o lo que es lo mismo, cómo un mensaje en esta red social puede volverse en contra nuestra por el desconocimiento de cómo funciona. En este primer caso, os muestro que está pasando ahora mismo detrás del hastag #Cuatrotuiteros:

En el marco de la falta de reglamentación que el pasado Consejo de Ministros dejó para la denominada “Ley Sinde”, Joan Navarro, sociólogo y vicepresidente de la agencia de comunicación Llorente y Cuenca, realiza el siguiente comentario en la red social del periódico El País, Eskup:

Como este tipo de cosas no se pueden dejar de lado, Enrique Dans, que al margen de sus posicionamientos ideólogicos es contrario a la Ley Sinde y estuvo en las reuniones de fallido éxito que se llevaron a cabo con el ministerio de Cultura (por lo que faltas no le ganan), no deja de sorprenderse ante tal comentario de Navarro, realizadas desde el desconocimiento al rechazo general que este proyecto legislativo genera, especialmente en Twitter:

Y comienza el lío, sobre todo si tenemos en cuenta que Dans maneja perfectamente esta red social (posee casi 150.000 seguidores). El resto, pues comienza la campaña en contra del comentario y el hashtag #cuatrotuiteros (asociado a otros como #SGAE o #LeySinde), se convierte en trend-topic en el momento de escribir este post. Lo dicho, que con las cosas de Twitter, no se juega:

Una de vallas…


Resulta curioso como aún existan temas como el que ha ocurrido esta mañana en la ciudad de Málaga. Y es que es de república bananera.

Quede constancia que milito y trabajo por el PSOE de Málaga, por aquellos que quieran ver algún atisbo ideológico de antemano en este post. Pero estas palabras las escribo también como periodista que soy, y de como ciertos intereses chocan unos con otros de una forma no tan clara.

Y es que, hablando de vallas en Málaga, y dándole la enhorabuena a la cobertura de Málaga TV y a la valoración más que realista sobre este tema en el blog Una de espetos, que en Twitter se ha canalizado como #lonanazo, estamos en principio ante una ruptura de contrato, o lo que es lo mismo, un tema mercantil. Sin embargo, ni las razones dadas por la constructora ni el contenido de la valla, que era una gran lona publicitaria de la campaña del PSOE con la candidata a la alcaldía María Gámez en pleno centro de Málaga, dejan contentos a nadie.

Además, os invito a que sigáis las informaciones que ya existen sobre Dintel Construcciones, empresa constructora que se ha quedado con la propiedad del inmueble afectado en la Plaza de la Constitución, porque no dejan indiferente a nadie…

Pero hoy nos encontramos con que, justo el día antes en el que se va a poner la valla, que coincidiría con el encendido de luces navideñas en plena calle Larios, el concierdo de Rosana al lado del árbol de Navidad y las compras de estas fechas, los operarios de la empresa publicitaria que gestiona la fachada se encuentran con que la constructora no deja acceder al edificio y ahí se queda todo. ¿Pero ahí se queda? Si hubiera sido una campaña de otro tipo, imagino que como la de La Caixa que ha estado en estos días, no habría polémica, pero siendo el PSOE en el pleno centro en Málaga, no me extraña que empiecen a despertarse las suspicacias. Las primeras, las mías. ¿Ese contenido desprestigia tanto a una empresa como para negarse a colocarla? ¿Se aduce que no se quiere publicidad política pero se cobra el contrato y luego se rompe? Y la que es más curiosa y que más de uno ha dejado caer en Twitter ¿tan largas son las redes con las que cuentan en ciertos despachos de la Casona del Parque para que el alcalde no viera sobre su cabeza la imagen de su contrincante política en estos días?

De las dos primeras ya he hablado, creo que si es un tema meramente mercantil, estamos ante una ruptura de contrato, se procederá a la devolución del dinero y/o habrá juicio, qué se yo… Pero como éste no es un espacio dedicado a las relaciones mercantiles, lo que me interesa es la última.

A estas alturas, no creo que ni el PP de Málaga ni Francisco de la Torre deban tenerle miedo a una valla, sobre todo tras tantos años gobernando en la ciudad con mayorías holgadas, ¿o quizá sí? Es cierto que desde el PSOE se ha apostado por una campaña atrevida, con muchas acciones en la calle para dinamizar a un electorado que vive en el más profundo de los letargos en esta ciudad, y esta valla, al igual que el resto de acciones que se han ido poniendo en marcha, desde la web, a las campañas 2.0 en Twitter o Facebook, era sólo una herramienta más. ¿Pero por qué se ha mirado hacia el PP?

Tanto revuelo no es justificable sino es por la cronología de los hechos, que han llevado en el último momento a que una empresa constructora, que ha cobrado su parte por adelantado y que tenía el proyecto técnico sobre la mesa, lleve a no permitir el acceso a los operarios de la empresa que contractualmente gestiona con publicidad justo el día antes en que se va a poner ese espacio. En un edificio que es una obra importante en la gestión del alcalde y cuyo edificio ha tenido vinculaciones políticas con el PP al acoger allí una sede.

Estoy a la espera de ver más reacciones que saldrán publicadas en los principales periódicos de la ciudad mañana sobre este tema, pero visto que el precedente en esta ciudad sobre el tema de vallas (mando un saludo a Teresa Porras, que la suya en la playa sí pudo ponerse), me da que este espacio va a tener con qué nutrirse de aquí a las próximas elecciones municipales. Feliz #lonanazo a todos…

Otra genialidad de Javier Fesser: Pedazo invento la Casera


Esta mañana he escuchado la cuña de este anuncio de La Casera en la radio. Como no podía ser de otra manera, he estado dando vueltas por internet hasta que he encontrado el vídeo y, sorprendido, me he topado con esta reinterpretación de “Rue 13 del Percebe”. Insuperable Ibañez y, como no, insuperable, Javier Fesser (hermano del “Gomaespuma” Guillermo Fesser). Disfrutadlo, tenéis más en su canal en Youtube:

A %d blogueros les gusta esto: