Tag Archive | Málaga

Lecciones de periodismo diario, o cómo actualizar la web sin que se vea el plumero


Los medios de comunicación son objetivos, imparciales, buscan la verdad o la presentan de una forma que no deban ser tendenciosos hacia la audiencia. Además, deben buscar contenidos que permitan atraer a esos lectores, procurando agradar a un publico afín… hasta aquí la teoría y probablemente lo veamos en algunos medios nacionales e internacionales donde es más difícil dicho control, pero ¿qué ocurre si bajamos a un nivel más local o provincial?

Pues que los grupos de presión se adueñan de dichos medios para que, a cambio de dotarlos de una cierta estabilidad económica a través de patrocinios institucionales o corporativos, hagan que sus noticias aparezcan en las primeras posiciones o para que la línea editorial escore paradójicamente hasta alinearse o  identificarse casi plenamente con los objetivos que persigue ese mismo lobby.

Web El Mundo Málaga 23 de mayo de 2013Un ejemplo de esto puede encontrarse en esta captura de pantalla de la web de El Mundo Málaga, donde paradógicamente, durante toda la media-mañana y tarde de hoy (23 de mayo de 2013), las tres noticias principales de dicha web tenían un mismo fin, que no es otro que noticias polémicas o en contra de la gestión del PSOE en la provincia de Málaga.

¿Casualidad, falta de actualización, objetividad relativa? Si ya es difícil encontrar informaciones sobre la actividad del PSOE de Málaga en las páginas en papel de este diario con tratamiento neutral o positivo, lo que las convierte en casi un boletín de noticias del Partido Popular malagueño  aderezado, eso sí,  de una muy buena agenda cultural, la versión electrónica de dicho medio habla por si sola.

La moraleja no es otra que si se confunde la web de un periódico con la del propio partido político al que rinde pleitesía,  como periodista a veces dan ganas de preguntarse donde están los límites entre información y propaganda en un medio donde precisamente en su portada de hoy se hacía eco de esta frase de Igor Stravinski: “Seguir un solo camino es retroceder”.

Y menos mal que la política, como tema informativo de cara a la ciudadanía, es uno de los más repudiados por todas las encuestas…

Anuncios

Ella, la mano para salir de la otra crisis


Se llama Cristiana y viene de Nigeria. Supongo que a partir de esta introducción empezamos a intuir cual ha podido ser el transcurso de su vida. Pero necesitamos más datos: está soltera, tiene 35 años, un niño y ha decidido ayudar a las compatrionas que no tienen su misma suerte. Ella tiene permiso de residencia, estudios, habla perfectamente español e inglés…

Por eso hace menos de un año, en el distrito malagueño de la Palma-Palmilla, uno de los baúles de la inmigración no regularizada del sur de España, puso en marcha la Asociación de Madres Nigerianas. Una plataforma que ha conseguido dar cobertura a una veintena de mujeres, todas ellas solteras, que llegan a nuestro país en una de las muchas pateras que cruzan el Mediterráneo al cabo del año. Son chicas jóvenes, de no más de 24 años, que deciden dar solas un paso adelante para mejorar su calidad de vida en el Primer Mundo. Arriesgan su propia existencia y las de sus hijos en una travesía que ya ha ahogado más de una vez este sueño.

Pero el camino, una vez en tierra firme, no va a ser fácil. A pesar de que puedan recibir asistencia de organizaciones como Cruz Roja saben que tienen que encontrar su propia subsistencia y todo serán impedimentos, sobre todo ahora.

No piden para comer o vestir, no se atreven. Muchas no saben ni donde están y tienen miedo a que cualquier contacto con las autoridades les suponga la expulsión del país o que sus hijos sean adoptados por el sistema. Por eso son las mujeres de asociación las que llenan ese vacío, les prestan ropa y ponen un plato sobre la mesa. Si la crisis ha activado redes de solidaridad en el ámbito familiar, aún es más fuerte ese lazo cuando se trata de evitar que una madre, aunque sea una desconocida, se quede en la calle.

Tampoco pueden acceder a una vivienda. No tienen una dirección fija que les permita escolarizar a sus niños en el sistema educativo público, por eso vuelven a ser las socias las que dan cobijo, en sus propias viviendas o en alguna de alquiler para que puedan establecerse. Aquí también luchan contra el negocio paralelo en los denominados “pisos patera”, que va desde un sobrecoste por el hecho de que el inquilino sea inmigrante a amenazas casi a diario para que paguen el alquiler con la amenaza de ser expulsados. Evidentemente, cualquier tipo de contrato de arrendamiento es inexistente.

Y quieren trabajar para tener sus propios ingresos pero no saben dónde ni cómo. Al no tener permiso de residencia no pueden ser contratadas de forma legal. Además vienen del ámbito rural, con lo que no saben un oficio, lo que pone en marcha de nuevo esta red femenina de solidaridad que les enseña alguno como hacer trenzas y adornos para el pelo… Son inicios humildes, los mismos que sus aspiraciones, pero que consiguen que vayan poco a poco encontrando su sitio.

Sus problemas no son los nuestros. Carecen de tarjeta sanitaria y se creen bulos fruto de las últimas reformas como que por asistir a las urgencias de un hospital público tendrían que pagar una media de 20 euros solo por ser asistidas. Tampoco encuentran hueco en los bancos de alimentos porque están desbordados. Y las que pueden, luchan por regularizar su situación a pesar de las muchas trabas que se les ponen desde las autoridades, como es el hecho de tener aval de haber residido 3 años en nuestro país, un requisito imposible si el padrón de habitantes no las recoge o ni tienen un contrato laboral. Además, sus hijos no poseen la nacionalidad española a pesar que que alguno haya nacido aquí, lo cual no hace más que poner más piedras en su día a día.

De hay mi interés por hacerle un hueco en este blog. Ella consigue que aquellas que inician su travesía en soledad encuentren la compañía necesaria, una ayuda desinteresada que las haga crecer y mantenerse. Es la protagonista de otra realidad que existe y no por eso no debe de ser olvidada.

Buen fin de semana.

Otra mirada al evangelio de Juan


Rafael Álvarez “El Brujo” es de esas personas que consigue transmitir la esencia de las pasiones que emanan de un argumento por muy complicado que sea de una forma llana y sencilla. Es, como él mismo se define, un juglar. Pero un juglar que apela a la humildad del espectador hasta lograr adueñarse de sus emociones.

Y eso fue lo que pasó ayer en Málaga durante su particular visión del “Evangelio de San Juan“, una obra que se estrenó en 2009 en el Festival de Teatro Clásico de Mérida pero en el que, ésta vez, sustituyó el marco incomparable de las ruinas romanas de Emérita Augusta por el interior de la Catedral.

2.000 personas nos congregamos en el interior de un edificio tan venerado por esta ciudad que, por espacio de casi 3 horas, dejaba a un lado la habitual liturgia de la misa para enfrentarse al arte pagano del teatro. Se convertía el solemne púlpito en un escenario en el que El Brujo era el narrador de una historia que los muros de tan sagrado recinto han escuchado y segurán escuchando muchas más veces.

He de confesar, término muy apropiado en este marco, que me sorprendía que el Obispado de Málaga hubiera escogido a El Brujo como portavoz para difundir los valores del cristianismo dada su habitual irreverencia cuando el actor granadino aborda sus obras. Referencias tan usuales como puedan ser la política o el sexo dentro de una catedral se convierten en tabú o son tratados de forma velada, y que en el relato aparecieran elementos como emigrantes gallegos (con referencia indirecta a Rajoy) o las ventajas que tendríael poder de sanación de Jesús en la Seguridad Social actual, daban una pista de como se desarrollaría el resto de la representación.

Pero no hubo polémica y se estableció una complicidad fuerte con el público asistente. Eso sí, la primera y única norma que se rompió fue la de recibir el aplauso por sus mejores intervenciones a pesar de que desde la megafonía del recinto se insistió en hasta cuatro ocasiones antes del inicio del espectáculo que no debía mostrarse ese modo de complicidad.

El texto escogido para la ocasión es el cuarto de los evangelios que conforman el Nuevo Testamento, el más elaborado ya que es el que se escribió en último lugar si contamos desde la muerte de Jesús. Es el texto que más relativiza el poder del milagro, que es sustituido por “signos”, quizá ya criticando el remedio fácil con el que se recurre en exceso cuando la religión debe afrontar situaciones de crisis, el denominado “Dios aspirina”.

El Brujo consiguió poner de relieve cada una de las palabras de la persona que consiguió romper con una sociedad en crisis durante el Imperio Romano. Un mensaje moral que intenta permanecer invariable sobre como tendría que ser la conducta de una persona si respetara al que tiene enfrente, aunque el paso del tiempo haya hecho que la iglesia católica se vuelva incluso más conservadora que el espíritu que emana de la propia palabra de Jesús. El pensamiento revolucionario que desprenden sus relatos parecen haber sido hoy eclipsadas por el momento de la Pasión, mientras que gran parte de la sociedad sigue sin comprender como la Iglesia cuenta con una base patrimonial inmensa y un status de élite, defendiendo posturas irreconciliables con parte de los ciudadanos de nuestro país en casos como el aborto o el matrimonio homosexual.

Pero la valentía del Obispado de Málaga para llevar a cabo la representación de esta obra es digna de mención. No sé si quizá en un intento de reconciliarse con esa sociedad que está en crisis como pasó con la romana que, además, también duda de los valores que se transmiten desde la Conferencia Episcopal. Al menos en el punto inicial si que fue un éxito: conseguir que personas como yo fuéramos a una iglesia a escuchar la palabra de Jesús después de hacía bastante tiempo. Identificado ya con parte de las palabras que recoge el Nuevo Testamento y estando confirmado en la fe, mi compromiso con la estructura eclesial ha ido desapareciendo por posturas ciegas como las ya comentadas, asumiendo los valores del cristianismo de forma individual.

De ahí que ahora tenga algún sentimiento encontrado gracias a la actuación de este juglar que me sigue adoctrinando como harían sus homólogos en la Edad Media. En Málaga ya recibí de él una buena lección sobre la igualdad de género y creo que puedo seguir recibiendo dosis suyas, quizá la próxima durante la obra de la La Odisea de Homero prevista para el mes de agosto en el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Os dejo un breve tráiler de la obra en 2009, la misma que pude ver anoche, aunque no es mucho:

Mi apoyo a la Commedia dell´Arte (texto de Miguel Romero Esteo)


* Adjunto texto en apoyo de convertir la Commedia dell´Arte en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, firmado por Miguel Romero Esteo:

Lo que a escribir voy aquí en Málaga, en el extremo suroeste de Europa, y con África por ahí enfrente al otro lado de la mar, no son precisamente teorizaciones estéticas, que ya con ochenta años de edad soy más bien un viejo bastante escéptico, y no estoy ya como para estéticas y teorizaciones. De becario del bachillerato en un internado y colegio, en un olivarero pueblecito andaluz, y cuando todavía más o menos, chiquillo con pantalón corto y catorce años de edad, los frailes profesores me pasaron de muchacho futbolero a muchacho muy metido en el teatro escolar. En concreto, en el periodo de las vacaciones de Navidad, y mayormente para regocijo del alumnado, se montaban y ofrecían a un público vario – los becarios no íbamos a casa en las vacaciones navideñas – obras no menos varias de teatro. Comedias, claro está, y en las que a los muchachos futboleros nos metían de cabeza en el teatro cómico, acaso porque allí éramos el muchacherío como que más destraumatizado.  De la tal experiencia personal y en caliente a lo largo de variaos años, aprendí yo allí el núcleo puro y duro del arte del teatro: fascinar al público.

Y funcionaba. Pese a ser teatro amateur, nos metía en el cuerpo más placer que el fútbol, y nos planteábamos lógicamente como arte Grande el arte del Teatro, y no precisamente como arte menor. O dicho de otro modo, cada obra la montábamos como una muy preparada mecánica de “teatralidades” – o llámese la partitura, en jerga musicológica – y en plan de muy calculado artefacto con el que fascinar. Que los espectadores volvieran a verlo al día siguiente, y no se contentaran con sólo una sesión. O así el asunto, tal y como ahora yo lo recuerdo. Y que me marcó. Que yo luego a lo largo de mi vida, y tanto de espectador como de autor con respecto al teatro, me he mantenido impertérrito en el tal asunto del núcleo puro y duro. O sea, en un más o menos conflicto con el normal teatro usual. Y del que he venido huyendo como quien huye de la peste. Y tan tranquilo. O llámeselo típica y tópica relación de amor-odio. Y todos felices.

Desde el tal núcleo puro y duro del arte teatral, me parece como que bastante “desteatralizado” el normal teatro usual. Que de fascinar escaso, o más bien poco, o más bien ninguno y muy tranquilamente a la menor oportunidad. Salvo excepciones, evidentemente, y que muy de cuando en cuando, y más bien pocas. O que, y de mis años de muchos eventos teatrales, y qué lejos ya todo eso, la más bien única excepción me parece que fue – y que sigue siéndolo – la Commedia dell’Arte italiana. El famoso Piccolo Teatro de Milán nos la trajo a Madrid en un par de espectáculos, y lógicamente pues me fascinó. El núcleo puro y duro del arte del teatro por allí fulgurando en el escenario, y con mucho placer de los espectadores, y mucho el esplendor. Una gran explosión de teatralidades, o teatro-fiesta. Y todos felices. Lo dicho, la Commedia dell’Arte y dicho queda, y ufanos todos.

Yo estoy en que, y desde sus mismísimos orígenes, la Commedia dell’Arte va tranquilamente a contrapelo del solemne o solemnísimo teatro culto, normalmente lento y pesado, y que de “teatralidades” más bien escasas a la menor oportunidad. Y es que, con respecto al famoso binomio de la “forma” y el “fondo”, la Commedia dell’Arte tranquilamente está en que la “forma” – el cómo, en jerga de los expertos – es en el arte del teatro el auténtico “fondo”, lo básico y fundamental. O sea, y desde el tal binomio, una especie de Gran delito más o menos perverso. Y es que, en la tal perspectiva, y en crudo, el asunto va de que, paradójicamente, la superficie es el “fondo”. Y lógicamente el “fondo” pues, la superficie, y con razón, que al fin y al cabo el tan famosísimo “fondo” normalmente va de tópicos ya muy trajinados y en plan de meramente trucaje estructural, abstracciones de “teatralidad” más bien ninguna o escasa. Y superficiales porque tópicas. O llamémoslas superficiales en profundidad, y todos contentos. O que así el panorama.

O que, y si bien mirado, y como sabido es, en la paradoja es donde nos aflora descaradamente la realidad profunda y espesa. Lo cual pues, como nada más. Claro que todo esto muy bien pudieran no ser más que amables divagaciones de anciano. Con o sin incluir que en el famosísimo Shakespeare tampoco la “teatralidad” es como que demasiada. O en fin, que el teatro como arte perverso, o al menos en el caso de Teatro como arte Grande, pues tampoco está nada mal.

Miguel Romero Esteo.

Manifiesto Día Mundial de la Commedia dell’Arte 2012.

#38CongresoPSOE: la democracia de un partido en Twitter


* Puedes ver otros artículos sobre comunicación política en este enlace

El pasado 38º Congreso Federal del PSOE (que todos habéis podido seguir a través de Twitter con el hashtag #38CongresoPSOE), ha supuesto un antes y un después en nuestro país en la forma en la que los internautas han podido seguir en directo el desarrollo de una cita orgánica con un partido de masas.

Para mí, como primera asistencia a un Congreso Federal y con el cometido de que nuestros tuiteros y tuiteras socialistas de Málaga dejasen constancia de la actividad frenética que se ha desarrollado en tres días, ha supuesto el doble reto de ofrecer aún mayor contenido informativo al que ya se viene realizando con regularidad en las redes sociales del PSOE de Málaga sin apabullar con mensajes vacíos de interés para el usuario de las mismas. También el de ayudar a seguir desarrollando un equipo coordinado de personas que puedan usar las redes sociales como activismo político, algo de lo que se escribe mucho pero se enseña poco.

No en vano, desde el propio perfil institucional del partido en Twitter siempre se ha preferido no repetir los mensajes usando el puño (=teclado) y letra sino a través de otras medidas más eficaces para desarrollar el trabajo en grupo. Esto es, los RT de aquellos mensajes significativos que venían transmitiéndose desde las cuentas de PSOE (ver mentionmap), PSOE de Andalucía y los cargos públicos y orgánicos así como invitados y equipo 2.0 de Málaga acreditados en el Congreso, que en nuestro caso ha superado más de la quincena de participantes y que merecen mi más sincera enhorabuena por su trabajo.

Los resultados obtenidos, como viene siendo habitual en este tipo de eventos, han sido varios: por una parte, lograr mantener como trend-topic (tendencia) el hashtag #38CongresoPSOE en el ámbito provincial de #Málaga con el handicap de que se celebraba en Sevilla y había que competir con los temas de carácter local/provincial (ver foto). Esta estrategia se logró en viernes y sábado a nivel nacional, sobre todo cuando los entonces candidatos Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón daban sus respectivos discursos, y se repitió también en Málaga.

De igual forma, se ha logrado incrementar la base de seguidores (en 158 más) y aumentar la ratio entre seguidores y amigos en una relación 4 a 1 (4 followers por cada friend), algo que supuso establecer en 165 retuiteos en menos de dos horas los mensajes enviados a través del perfil del PSOE de Málaga, en su gran mayoría procedentes del perfil institucional del PSOE (aumentando con ello su impacto nacional). la excepción fue uno propio lanzado desde el perfil provincial (@_Rubalcaba_ nuevo secretario general del #PSOE #38CongresoPSOE“), que logra la nada despreciable cifra de 33 retuiteos durante la hora siguiente a ser publicado.

El otro objetivo, como era obvio, trataba de contrarrestar con mensajes positivos la acción también política de los perfiles más activos de otras formaciones, sobre todo del Partido Popular de Málaga, que intentaban interferir con su propia visión de la realidad, supongo que en algunos casos ronzando el mal gusto. Pero esa forma de trabajar no es objetivo de ese análisis y en términos generales, la reputación que mantiene el PSOE de Málaga, según análisis como Klout, TweetGrader, SocialBro, SocialMention o Followthehashtag, sigue siendo neutral.

A modo de anécdota, si que es preciso destacar que fue justo después, en el periodo de las votaciones a las candidaturas y la espera de resultados, cuando se ha logró despertar el interés de todos los que estaban siguiendo el hashtag #38CongresoPSOE (militantes, simpatizantes, no afiliados, gente no interesada en la política, trolls y demás fauna y flora que puede encontrarse por estos mundos), como puede verse en este vídeo:

Disfrutando del teatro de la decepción


Esta noche he podido disfrutar de una función de “No amanece en Génova“, una obra que trata sobre la realidad de la condición humana más allá de cualquier periodo de tiempo. No se trata de desvelar ningún tipo de argumento, ya que los que quieran podrán verla también en el Festival de Teatro de Málaga, pero lo que sí me interesa es que queden reflejados aquí algunos apuntes sobre las sensaciones que me ha transmitido.

En primer lugar, el propio escenario donde se desarrolla la acción, que corresponde a la sala de estar del piso que los propios actores tienen alquilado, es ya en sí una punta de lanza en defensa de un teatro de calidad más allá de los circuitos comerciales y las propuestas generalistas. Es más, no sólo consigue atrapar al espectador en cada una de sus partes, sino que al ser de aforo limitado, permite que los asistentes consigan vivir aún más en primera persona las tramas que se van sucediendo. Desde aquí mi enhorabuena a todos ellos por su apuesta, no en vano, llevan más de 1.200 espectadores desde que decidieron ponerla en marcha.

Esta peculiar puesta en escena consigue profundizar en aspectos más íntimos de nuestras relaciones sociales, especialmente centradas en el abuso de poder como elemento transformador del individuo. Creo que lo primero que me viene a la mente es la frase de “el fín justifica los medios”, en este caso, el mantenimiento del estatus-quo de un individuo que es considerado como superior al resto aunque eso le lleve a su propia autodestrucción. De igual forma, también narra las particularidades más débiles de elementos como la moralidad, la ética, el respeto a la integridad del ser humano y de sí mismo, todos ellos supeditados a esa conservación de unos roles que dirijan la vida de otros sin su consentimiento, tanto de forma consciente como inconsciente.

“No amanece en Génova”, incluída en la Trilogía del desaliento, podría pertenecer a ese género de teatro experimental que ahonda en la psicología para mostrar sobre la mesa lo que estamos dispuestos a hacer en sociedad en casos límite. La frustración, el deseo de tiempos mejores, la dictadura del más fuerte, la traición, la necesidad de pertenencia a un grupo o la lealtad al mismo también encuentran aquí un espejo de una manera en la que sólo podemos preguntarnos si nuestra civilización tiene la cualidad de ser eso: civilizada.

No menos importante es el papel de la estabilidad emocional de unos personajes que son llevados a casos extremos e incluso, en algunos casos, sus propias contradicciones sobre lo que han vivido anteriormente. O lo que es lo mismo, que luchan por no naufragar con unos principios que se han demostrado como insuficientes para sobrevivir aún a costa de quedarse vacíos de existencia.

Por todo ello y otras muchas sensaciones que me dejo guardadas para no hacer muy extensa esta reseña, recomiendo que asistáis a esta obra de teatro, que ahora se enfrentará a un nuevo reto: la valoración de un público más acostumbrado a la butaca del Teatro Cervantes. Les deseo el mejor de los éxitos ante el gran público.

¿El mapa de Málaga Valley vale 4.000 euros?


Actualización: Según leo en La Opinión de Malaga, el dinero de la creación del mapa de Málaga Valley se ha ido para la empresa estadounidense Silicon Maps. De nuevo, la falta de apuesta de este club de empresas (como ellos mismos se definen) por el empresariado malagueño queda más que a la vista.

Hoy se celebrará una nueva reunión del Club Málaga Valley, que visto el fracaso de la candidatura de Málaga 2016, volverá a intentar vender un mensaje de “excelencia” para defender su propia existencia. Es otro intento de este pretendido lobby tecnológico para intentar fomentar la implantación de empresas tecnológicas punteras en Málaga, crear empleo de calidad y hacer que la marca “Málaga Valley”, valorada por ellos mismos en más de 1.000 millones de euros por su impacto en internet tenga un espacio propio en la ciudad. Ahora bien, esta edición no deja de tener paradojas en cada punto que hasta ahora se ha presentado por parte de Francisco de la Torre y su equipo tecnológico.

En primer lugar, se ha recurrido de nuevo a tirar de chistera en una rueda de prensa para presentar el nuevo mapa tecnológico de Málaga, un documento que sin duda conseguirá volver locos a más de uno de las empresas extranjeras que quizá quisieran establecerse aquí:

Supuestamente, pretende imitar al mapa del Silicon Valley, y aunque su filosofía es “si no tienes un valle, bien puedes fabricarte uno”, le da un nuevo giro a las ciencias de la topografía y la geografía (y a Google Maps) para llevar a cabo la unión física de Málaga con Marbella, olvidando que, en medio, existen unos 50 kilómetros de costa donde se encuentran Torremolinos, Benalmádena, Mijas y Fuengirola. Pero si eso aún no es suficiente, bajo las premisas dadas por el asesor estadounidense responsable de esta tarea, Marc Sanderson, y supongo que llevando al extremo el concepto tan anglosajón de “do it yourself” (háztelo tú mismo), acercan Sierra Nevada como si fuera patrimonio de la provincia, algo que sin duda no se ha preguntado a los granaínos y que me imagino que no les hará mucha gracia. Como la jugada debe ser perfecta, nos encontramos con el AVE de la Expo 92, el mismo que no ha llegado nunca a Málaga que entraría desde Sevilla (tramo inexistente), algunos globos en el horizonte y un caza de combate que no sé muy bien que pinta ahí (¿rememorando el Festival Aéreo?).

No dejaría de ser una mera chiquillada salvo porque semejante hazaña en Photoshop ha costado 4.000 euros y pretende ser la justificación de la contratación de Marc Sanderson (cobra 70.000 euros anuales de sueldo), que sigo esperando que no hayan salido de las arcas municipales ni de ninguna de las empresas del Ayuntamiento, sobre todo dado el alto índice de endeudamiento existente.

Si nos centramos más en el mapa, lo más curioso que vemos es que aparece la marca “Club Málaga Valley” casi en el centro de esta ciudad ideal fusionada con Marbella. Hasta lo que sabemos, la sede física del Club está en Madrid, en el despacho de Cremades & Calvo-Sotelo, así que, de nuevo, jugamos al despiste con el posible inversor.

Ya comenté en un anterior artículo en El Observador que se han centrado equivocadamente en el sol y playa como eje de atracción y que no han apostado claramente por el empresariado malagueño. Ahora pretenden dar un paso más: según reza en su propia web, “el objetivo de este nuevo encuentro del Club Málaga Valley es fomentar el uso del español en Internet“. Es decir, que el salón de plenos del Ayuntamiento tendrá el honor de asistir a una conferencia de Juan Luis Cebrían, académico de la RAE y consejero delegado de PRISA sobre las posibilidades del español en La Red. Permítanme una pregunta a estas alturas: ¿qué tiene que ver eso con la implantación de empresas tecnológicas en Málaga? ¿Cuántos puestos de trabajo crea en una de las ciudades con más paro de España?

Pero sigo leyendo buscando la respuesta: “el Club Málaga Valley formula en su propuesta una serie de actividades concretas que tendrán como escenario los Estados Unidos“. Y me siguen asaltando más cuestiones: ¿esas actividades tendrán como objetivo que empresas estadounidenses vengan a Málaga? ¿Estará Marc Sanderson en esos viajes?

Y, por fín, encuentro lo que buscaba: “Entre ellas destaca la designación como embajadores del Español de personalidades españolas del mundo del cine y del deporte conocidas para el público norteamericano. También se ha proyectado una campaña para la inclusión de la letra “ñ” en los teclados de los terminales electrónicos“.

Es decir, resumiendo: que hoy,  viernes 29 de octubre, vendrán a Málaga un montón de personas de traje y corbata, se harán una foto multitudinaria en la escalinata del Ayuntamiento con el alcalde en medio, escucharán una conferencia en español sobre las posibilidades del español, se irán con un ejemplar de un mapa irreal sobre la ciudad y su entorno… y ya está. Luego, daremos la posibilidad a que Marc Sanderson (supongo), ese asesor estadounidense del que no sabemos que hace por los intereses de los malagueños, pueda visitar su país natal a costa del dinero del Ayuntamiento para fomentar el uso del español, se hará alguna foto con algún actor/actriz o deportista, y pedirá que las empresas tecnológicas incluyan la “Ñ” en un mercado donde no se usa…

Visto desde otro prisma: hoy vamos a ser partícipes a través de nuestros impuestos, de un nuevo capítulo más sobre esta esperpéntica iniciativa que, a pesar de la crisis, parece que no tiene visos de desaparecer de nuestra memoria y de nuestras arcas municipales.

A %d blogueros les gusta esto: