Tag Archive | tuenti

#Tuenti hacia el modelo de pago (II): ¿valdría como Social CRM?


Otro de los aspectos de Tuenti que quiero seguir analizando en este blog es, además de todo el proceso de rentabilización de la red social como Operador Móvil Virtual de Telefónica, su uso como gestor de relaciones con el cliente, o lo que es lo mismo, como CRM.

La implantación de un sistema CRM en la cultura de ventas de una empresa implica establecer nuevos procesos de relación con el cliente antes no utilizados, o al menos, no vistos desde la óptica de la adopción de un software específico para el día a día empresarial, pero, ¿qué pasará si todo el producto, en este caso una red social, fuera el propio CRM?

Según la consultora Gartner, el Social CRM es una estrategia de negocio que implica a los departamentos de ventas, marketing y servicio al cliente para provocar la participación activa del cliente a través de internet (web o producto móvil) en el modelo de negocio de la empresa. O dicho de otro modo, que el cliente sea realmente determinante en la vida del producto a través de la relación que mantiene con la empresa a través de internet.

Todo eso ya se da en una red social por sí misma. No en vano, la propia orientación del negocio está basada en que sea el cliente (usuario) en primer lugar y no la empresa que lo ha diseñado la que, a través de los comportamientos registrados en su actividad diaria, establezca la forma, modo y usabilidad de toda la información disponible para que sea más efectiva, incluyendo la colocación de publicidad o servicios de pago a la vista sin que sea un incordio en la experiencia de navegación durante la vida útil de la red social.

Un caso práctico sobre como el usuario es determinante en esta vida útil la veremos próximamente en las páginas de empresas y organizaciones de Facebook que modificarán su aspecto para pasar de una estructura en forma de tabloide (el tradicional muro) a una forma de arbol que prioriza los últimos contenidos sobre los más antiguos. Se trata de un rediseño completo de lo que será la experiencia del usuario con esta red social, marcado por el conocido proceso de lectura en Z que toda persona realiza al encontrarse ante una imagen que ocupa todo su campo visual. Es decir, los usuarios de Facebook han detectado que el contenido de sus páginas exceden con mucho su capacidad de retención, y antes que seguir saturando y perjudicando la experiencia de su producto, se ha simplificado para mejorar la fidelización.

Por eso, una red social, cuyo producto se basa en internet por completo, siempre será más rápida al detectar comportamientos y satisfacciones de sus usuarios que obliguen a modificar dicho servicio, sobre todo mucho antes que otro tipo de empresa cuya presencia en internet simplemente complementa o promociona el producto real (música, prensa, viajes, etc.).

De ahí mi interés por ver como Tuenti, cuyo producto es 100% expuesto y fruto de internet, puede aprovechar su posición privilegiada en relación con los usuarios para destinarla a la gestión de ventas de un servicio de pago como es la telefonía móvil.

Tomando el gráfico de SocialMediaExaminer.com, podemos ver como las relaciones tradicionales en un Social CRM son muy semejantes a las que ya existen en una red social, salvo que ésta última se dota del componente añadido de un producto de pago. De esta forma, los procesos de comunicación que se dan con el cliente, incluida la relación directa con el mismo en la resolución de incidencias u ofreciendo nuevos productos/servicios, Tuenti contaría con ventaja a la hora de alargar el denominado ciclo de vida del cliente (desde que nos conoce hasta que nos abandona) al contar ya con una mayor implicación previa a la contratación del servicio (registro previo y uso de la plataforma) y saber cómo interactuar con él de forma gracias a sus comportamientos sociales registrados, con el objetivo último de mejorar la capacidad de adaptación de la plataforma/producto. No en vano, una de las funciones destacadas en los actuales procesos de selección que lleva a cabo la compañía para desarrollar Tuenti Móvil es “eliminar los fallos que existan en las páginas web de móvil, basándose en sugerencias hechas por los usuarios”.

En cuanto al procesamiento de datos para ver que clientes son más valiosos o no (función esencial de un CRM), Tuenti también contaría con el valor añadido de tener integrados todos sus datos en una plataforma previa que ya cuenta con procesamiento para optimizar las campañas de marketing y publicidad y que sean un éxito. De hecho, ya se ha establecido un primer contacto con esa tipología de usuarios/clientes más valiosos en la fase beta de la plataforma y, según la compañía, se ha establecido relación contractual con 50.000 de ellos. Aún no se conoce su rentabilidad dado que Tuenti Technologies SL todavía no tiene publicados los datos correspondientes al ejercicio 2011, pero de momento, Telefónica como grupo consolidado ya lo ha hecho y su cifra de negocio en la división de telefonía móvil (donde se incluye Tuenti desde agosto de 2010), arroja un resultado negativo de 9,4 millones de euros.

Otro aspecto que como Social CRM Tuenti lleva un camino recorrido se da si vemos cuales son las funciones básicas de toda plataforma de gestión de clientes. Desde el punto de vista del CRM Activo, Tuenti es una gran base de datos centralizada de la que cuelga, a modo de árbol, todos los datos personales del usuario así como sus comportamientos, lo que permite una mayor automatización de los procesos de negocio. Como CRM Operacional y Colaborativo, la interacción del equipo de Tuenti con el cliente ya es constante, por lo que como servicio de pago solo se mejoraría aprovechando el coste reducido de la comunicación con el cliente. Ésta podría ser dentro de la propia plataforma, por ejemplo email o mensajes internos en un buzón, o con aplicaciones móviles propias sobre todo con la vista puesta en el iPhone. Desde el punto de vista del CRM Analítico, otra de las bazas en las que Tuenti también está buscando personal actualmente, implica que al diseño tradicional de campañas de marketing para todos los usuarios/clientes o aquellos más específicos con aplicaciones móviles, se añada la necesidad de implicación directa del usuario/cliente con la nueva plataforma móvil. Pero no todo son ventajas en este modelo, y la estrategia tendrá que luchar con problemas como los hábitos de consumo con servicios gratuitos en su mayoría (véase MSN, chat, Skype o Whatsapp) o la tasa de abandono existente en esta red social, más alta que en las de la competencia.

Por ello, será determinante ver como se comportará Tuenti en la experiencia de gestión de relaciones con el cliente, sobre todo teniendo en cuenta que, en este caso más que nunca, el lema de “es más barato retener a un cliente que buscar uno nuevo” es primordial en un mercado con una alta competitividad en el que la política de precios bajos no puede solo ser el elemento diferenciador. Será la atención personalizada y el nivel de satisfacción del cliente lo que, unido a la viabilidad económica del proyecto, determine si Tuenti ha dado el paso correcto como operadora de telefonía móvil social.

Anuncios

#Tuenti hacia el modelo de pago, ¿rentabilidad o experimento low-cost?


Esta semana ha sido noticia el intento de Tuenti, del grupo Telefónica, de dar el salto a la fama con servicios como operadora móvil virtual con una agresiva política de precios en llamadas a teléfonos de clientes ya inscritos. De esta forma, la joven red social que naciera en 2007 da por concluida la primera fase de desarrollo de lo que hasta ahora se había conocido como Tuenti Móvil (“TU“), iniciativa que encontró viabilidad tecnológica a sus planes de fidelización de clientes de pago en el momento que el grupo Telefónica compró el 90& del capital solo tres años más tarde (agosto de 2010).

Como es obvio, integrar una operadora de telecomunicaciones, sea virtual o no, en una red social no es fácil. Sólo hay que ver el nivel de relaciones que se dan en Tuenti para comprobar que una incorporación de este tipo de servicios sin que pierda su identidad propia ni genere desafección a los usuarios supone más que un reto. Sobre todo en un mercado tan compartimentado como el español en materia de telefonía móvil, y siempre teniendo en cuenta el recorrido de otros proyectos estrella anteriores de Telefónica como Lycos, Terra o Keteke.

Y es que, tras un desembolso valorado en 70 millones de euros, Telefónica ha rebautizado el proyecto de Tuenti como una forma de ampliar su base de clientes móviles ante el saldo neto de pérdidas de líneas de telefonía móvil que viene acumulando desde la liberalización del sector, con más de 32.000 clientes netos menos (líneas perdidas menos ganadas) solo en 2011. Nuestra multinacional tecnológica sigue siendo la principal víctima de la pérdida de clientes, sobre todo de otros OMV, así como Yoigo (más de 940.000 clientes captados de abril de 2010 a abril de 2011) y a las campañas agresivas de Orange.

Tuenti se convertiría, por tanto, en un intento de tabla de salvación del grupo Telefónica entrando de lleno en estrategias como las que han aplicado otras compañías OMV con tarifas similares. No en vano, tras la fase beta de TU se ha anunciado que ya se cuenta con una base de 50.000 clientes, con lo que de momento, la incorporación de esa facturación a los resultados de Telefónica marcarían un saldo positivo al cierre de 2011 al menos en cuanto número de líneas, ¿pero como se mantiene y amplía este número y de forma rentable?

El modelo de negocio de las OMV y del cuarto operador que se comporta en España como tal, Yoigo, cuenta en la actualidad con una cuota de mercado cercana al 12%, un pedazo de la tarta a la que Telefónica como grupo no va a renunciar. Pero en el caso específico de las OMV, parece que se trata de una apuesta residual teniendo en cuenta las necesidades de Telefónica en la batalla por no perder clientes y seguir incrementando margen de beneficio.

¿Por qué los clientes cambian de móvil? Pues según la OCU, los aspectos más valorados son precios bajos y claros, la calidad de trato al cliente y la cobertura. Sobre el papel, parece que la campaña de precios de Tuenti (aunque ya han empezado a salir las primeras voces de alarma), la posibilidad de mantener un contacto directo con el cliente a través de la red social y la cobertura que ofrece Telefónica son puntos a favor. Al menos para un cliente de prepago ¿pero que hacemos con el de contrato, que será el que le de viabilidad futura?

Aquí sale por excelencia la palabra con la que todos los operadores todavía no saben que hacer: PERMANENCIA. En el caso concreto de Yoigo, por ser una empresa a la que por tamaño podría aspirar Tuenti según su base de clientes potenciales, no existe ya que no hay terminales subvencionados. Y ha sido esta estrategia (además de la de poner una red física de tiendas, algo que genera bastante más confianza que una web por como se comporta nuestro mercado de telefonía móvil), lo que permitido a la operadora del grupo sueco TeliaSonera aumentar ese número de clientes que en cinco años de existencia se acerca a los 3 millones, aunque todavía no navega en una situación de beneficios empresariales. No en vano, a la espera de conocer resultados de 2011 (TeliaSonera ha publicado los del grupo consolidado y el grupo ACS no lo contabiliza a través de Xfera Móviles, S.A., del que es accionista), Yoigo tiene unas pérdidas acumuladas de 272 millones de euros de 2007 a 2010, así como una puesta en escena que no ha estado exenta de altibajos en su implantación en España.

Por eso, desde el punto de vista del perfil del consumidor de telefonía móvil tradicional y los resultados económicos de las empresas que aún están en periodo de implantación, resultará interesante ver como se desarrolla esta nueva estrategia en la cuenta de resultados tanto de Tuenti como del grupo Telefónica. Mención aparte es el que nos encontremos en periodo de recesión económica al menos durante todo 2012, algo que tampoco es una punta de lanza en los primeros meses de vida del proyecto.

Pero ya en un plano más conceptual, retomo las palabra del fundador y actual CEO de Tuenti, Zaryn Dentzel, al mencionar que la estrategia se ha basado en “mejorar la conectividad de la gente, desde la red y desde el teléfono. La filosofía de Tuenti está basada en los datos y somos la primera red social que ofrece un servicio como proveedor de comunicaciones“. Esto junto a la simplificación de la relación de las telecomunicaciones con el consumidor y el lanzamiento de aplicaciones “muy revolucionarias basadas en dicha plataforma”, ha sido la carta de presentación en sociedad.

Sobre el papel, se trata de un proyecto interesante dado el perfil del consumidor al que se enfrentan, todo ello basado en las siguientes condiciones generales de contratación, de las que extraido algunos párrafos interesantes:

– Los usuarios deben ser mayores de edad y dispongan de capacidad jurídica suficiente: actualmente, Tuenti posee un punto de partida de 13 millones de usuarios registrados (10,4 millones activos), con una base del 75% superior a esa edad (datos de octubre de 2011), por lo que tendría un universo potencial propio de 7,8 millones.

– Deben haber sido seleccionados por un sistema de invitación previo: desconozco el criterio de selección, pero se habrá puesto en marcha todo tipo de análisis de marketing y ventas entre la gran base de datos que conforman los usuarios de Tuenti para que en aspectos como hábitos de comportamiento, perfil profesional, nivel de contactos, etc. se cuente con una base sólida.

– Deben poseer un terminal móvil libre o adquirir un terminal Móvil Tuenti a través de la página web: aquí nos encontramos con el problema de la permanencia. Para los clientes prepago, se ha establecido un precio de salida de 100 euros (89 del terminal más 10 euros de recarga obligatoria) . Pero para los de contrato, deberá existir condiciones ventajosas tanto para el cliente nuevo como para el que llega de otro operador y siempre teniendo en cuenta el nivel de atadura que se quiera imponer al consumidor en cuanto a la contratación de tarifas planas de internet o de voz.

– Por último, excepcionalmente, Tuenti podrá permitir, cuando condiciones de operatividad así lo requieran, la contratación del Servicio Móvil de Tuenti a usuarios no registrados en la red social: o lo que es lo mismo, si todo esto no funciona, ya se encargará Telefónica de retocarlo todo para atraer gente no registrada en dicha red social e intentar rentabilizar Tuenti como una operadora más, eso sí, sin carga social. ¿Podría ser el paso previo a ofrecer servicios a ex-clientes de Telefónica con intención de reengancharlos? El tiempo lo dirá.

Pero tengo mis dudas sobre el que un usuario puro de Tuenti de el paso a contratar un servicio por el mera empatía con la red o sus contactos. No existen muchos datos públicos sobre los perfiles de los usuarios en redes sociales en España entrando en análisis específicos de redes como Facebook, Tuenti o Twitter, pero uno que no deja indiferente a nadie es la oleada que realiza el Observatorio de las Redes Sociales de The Cocktail Analysis, que en su última entrega de febrero de 2011 dejaba los siguientes datos:

– El 63% de los usuarios mantiene una presencia activa en las redes sociales como forma de comunicación gratuita. Ello se ha traducido en la adaptación de otras tecnologías emergentes como Messenger, Whatsapp, Skype o Blackberry Messenger. Ese pensamiento se complementa con la frase “pagas la tarifa de internet, pero te ahorras en llamadas”.

El 29% de los usuarios totales de móviles entra en redes sociales al menos una vez al día. De éstos, solo el 30% lo hace para Tuenti (vs. 60% Facebook). Sin embargo, si se compara la dimensión de la red, tanto Tuenti como Facebook mantienen porcentajes similares (33% Tuenti, 30% Facebook).

Tuenti se coloca en el ámbito de las comunicaciones informales con gente conocida (no círculo íntimo), frente a perfiles como la propia telefonía móvil o Skype (comunicación formal e íntima).

– De igual forma, Tuenti se ha especializado en la función como la de realizar planes (quedadas) con los contactos.

Sin embargo, como red social, en este estudio queda claro que Tuenti adolece de una falta de madurez en el público usuario, es decir, que en el momento de establecer otro tipo de relaciones más formales (más propias a las asociadas a un teléfono móvil o a la VOIP), existen bajas hacia otras redes con Facebook. Así, con datos sobre la mesa, tenemos que:

Tuenti acumulaba una tasa de abandono del 32% entre los encuestados (vs al 12% de Facebook, 24% de Messenger o 44% de Skype)

Solo el 31% de los que los que habían abandonado esta red volvería a usarla (vs 57% de Facebook)

El 18% de las personas presentes en otras redes abrirían cuenta en Tuenti (vs. 29% Twitter), y en competencia directa en términos de comunicación en tiempo real, superaría a Skype (8%) y Facebook (6%). Sin embargo, un 49% de las personas que ya tienen red social consideran que es suficiente.

Resulta también destacado que ese público “cautivo” de Tuenti, a la hora de recordar marcas, la segunda que se posiciona entre sus menciones es “Movistar” (la primera es “Cocacola”), y que también es la operadora de Telefónica la marca a la que los usuarios preferirían seguir. Aunque estos conceptos de comportamiento van ligados al marketing no deja de ser evidente que para garantizar la viabilidad del proyecto tendrá que existir una declaración de intenciones entre Movistar y Tuenti para no quitarse clientes y que no se perjudique los intereses de esta última como OMV.

Aún quedan otros aspectos clave por analizar, como el de que, ahora más que nunca, sea patente que Telefónica adquirió un trabajo de campo en materia de captación de clientes a un precio bastante barato a largo plazo, dado que los usuarios de Tuenti, ahora ya clientes potenciales de servicios propios del grupo, son los encargados de actualizar sus propios datos con una veracidad que roza el 100%, pero el tema de la privacidad de los datos y el uso con fines comerciales es algo que será motivo de otros posts más adelante (aunque ya se ha publicado algo al respecto sobre la privacidad en otras redes como Facebook, podéis verlas aquí).

De momento, el de las redes sociales de pago, se ha demostrado insuficiente desde el punto de vista del usuario, dado que las experiencias asociadas a la estas plataformas generalistas, corresponden más a usuarios de ocio o básicos, existiendo otro tipo de redes más específicas tanto en servicios como en temática (Skype o Linkedin, por ejemplo), que si cuentan con carteras de servicios premium a modo de suscripción. Aún así, no deja de ser interesante este paso dado por Tuenti y por ello quería dedicarle un análisis más o menos intenso en el blog.

Buen domingo :)

Desconectados digitales (y II): Facebook me ha desnudado


En mi anterior post trataba a aquellos “seres raros” que no viven o han abandonado las redes sociales, especialmente Facebook y a las que hoy, a pesar de mi pasión por la web 2.0, les contaré algo con lo que seguro no les va a entrar más ganas de entrar en ellas o al menos, le harán revisar sus permisos de privacidad si deciden entrar en ellas o mantenerse. Ojo, todo lo que se menciona es un proceso completamente legal, sin infringir ningún tipo de ley ni entrar en prácticas de ciberacoso, que también existen y que sólo agravan las vulnerabilidades en la protección de datos a través de la red.

Convendréis conmigo en que Facebook es un arma de doble filo en cuanto a la vulneración de la intimidad de las personas, pero no por la propia plataforma, sino por nuestra actitud a la hora de ofrecer datos que, sencillamente, si no queremos que sean utilizados en un futuro, es mejor no incluir. Ya os comenté que Facebook tiene la facilidad de pedirnos “de forma amigable” la inclusión de más y más datos sobre nosotros mismos para que formemos parte de la red social por excelencia de una forma más plena. En la parte positiva de ello, se supone que compartimos afinidades con personas que incluso no conocemos y, dependiendo de nuestra facilidad para entablar conversaciones digitales, podremos conocer a más y más gente. E incluso, con suerte, encontrar a una pareja, aunque también puede destruirla gracias a los celos. Pero ese no es el objeto de este post, ya que estamos hablando de datos “accesorios” con los que la plataforma puede funcionar si no existen.

De hecho, sólo me voy a centrar en una cosa tan simple como el alta en Facebook, para el que hace falta un email y un nombre. Puesto que no queremos ser escabrosos a la hora de aparecer en las redes sociales, normalmente nos damos de alta con nuestro nombre y apellidos, email y una contraseña. Aquí es donde la vulnerabilidad de Facebook es más patente, ya que puede ser usada como herramienta en el proceso de “desnudo digital” de una persona a la que no conocemos, o lo que es lo mismo, descubrir cosas de ella sin que lo sepa, ¿pero cómo?

Por ejemplo, a todos nosotros nos llegan al cabo del año cientos de emails basura (spam) fruto de cadenas de mensajes que comienzan casi siempre por “FW:” y que advierten de un mensaje muy gracioso en su interior o bien sobre la necesidad de rebotar el mismo a todos nuestros contactos si no queremos que nos atropelle un tanque en los próximos días, como ya le ocurrió a un destinatario anterior que no lo hizo. Esas cadenas de mensajes contienen cientos de direcciones de email y casi siempre nos la envía un conocido cercano. Si descartamos la opción de reenviarla (que siempre será lo más aconsejable), tenemos la opción de borrarlas o dejar que saturen nuestra capacidad de espacio en el email.

Además, la aparición de emails de terceros va desde envíos equivocados, a foros de internet, o mensajes reenviados con direcciones no eliminadas, etc… Ahora bien, ¿qué pasaría si incluimos una de estas direcciones particulares dentro de la sección de búsqueda de amigos de Facebook? Pues que si dicha dirección está dada de alta en esta red nos remitirá a su perfil y con ello, dependiendo del nivel de privacidad que tenga, podremos acceder a determinados datos o no, pero siempre sin su permiso porque no nos conoce. Lo primero que sabremos será su nombre y con total probabilidad su ciudad de residencia, ver su foto de perfil, otras fotos en las que dicho perfil esté etiquetado y con ello las de otras personas que también aparezcan, además de que otros amigos tiene e incluso lo que publique en su muro dependiendo del grado de privacidad de Facebook que se tenga habilitado.

La vinculación email a nombre y foto se obtiene a través de Facebook de forma tan sencilla que a través de procesos de búsqueda en bases de datos al alcance de todos y gratuitas podemos ir “completando información” de esa persona desconocida, gracias a ese “gran hermano” que suponen buscadores como Google, Yahoo o Bing (que pueden ir desde currículums vitae colgados en webs a , así como registros oficiales del tipo BOE, boletines oficiales de CCAA o de las provincias que suelen publicar multas, deudas fiscales, procesos administrativos abiertos, concesiones de becas universitarias o de estudio por determinadas universidades o fundaciones… etc, o las propias guías telefónicas disponibles en internet. Es más, llendo a plataformas de pago y con un proceso elaborado para obtener información que no detallo aquí por razones obvias, nos encontramos con otro tipo de datos más sensibles gracias al Registro Mercantil, Cámaras de Comercio, Registro de la Propiedad, Registro General del Catastro…, datos sin duda alguna más “suculentos” para ciertos intereses no muy claros de lo que va dejando nuestro rastro por internet y todo ello sin necesidad de solicitarlo.

Pero sin entrar en esos extremos, través de la interacción con otras redes sociales gracias a la obtención de un nombre que ya ha sido vinculado a un email y una foto, podremos saber si esa persona tiene perfil en Tuenti, con los problemas referentes a la edad de los internautas que ello conlleva o en que zonas se mueve a través de la geolocalización existente en otras redes como Twitter, Foursquare o Flickr en el caso de que se estén utilizando dispositivos móviles que lo permitan y que tengan activada dicha posibilidad.

¿Y qué hacemos ante el uso de la “ingeniería social”? Pues si una persona acepta todas las solicitudes que pasan por su perfil en Facebook, de las que tienen más de un millar de amigos, que es fan de muchas páginas y que pertenece a cientos de grupos con intereses tan dispares como pedir que Mariano Rajoy se afeite la barba o que se protega determinados tipos de lechugas, nos encontraremos que, gracias a la aplicación chat de esta red social podremos interactuar con esta persona sin que realmente nos conozcamos. A partir de ahí entramos en un escabroso mundo de intereses confusos, ya que las peticiones de amistad pueden esconder otros intereses, aunque sean desde el más tonto de todos como el ligoteo digital y las citas a ciegas a través de la red (piedra filosofal de la presencia de algunos perfiles en Facebook), a otras conductas que ya han sido tipificadas como delito y que no deben dejar de tenerse en cuenta. Alias de mensajería para Messenger, Yahoo Chat o Gtalk pueden estar tan a la vista en Facebook, que poco a poco nos podremos encontrar con situaciones de verdadero “ciberacoso” por la vulnerabilidad en la protección de datos en internet.

Una protección que, además, ha saltado por los aires ya que Facebook, que no se financia del aire, ya ha dado los primeros pasos en la cesión de datos a terceros con fines comerciales y todo ello con nuestro consentimiento ya aceptado en el momento en el que nos dimos de alta en la plataforma, una conducta que ha levantado ampollas, provocado bajas en masa y muchas críticas, como también pudisteis leer aquí en una anterior ocasión.

El PSE explota el “estilo Obama” y ofrece una campaña diferente (parte III, y final)


* Puedes ver otros artículos sobre comunicación política en este enlace

“Haz que suceda”, o como combatir la caída en la participación

haz-que-sucedaSin embargo, la segunda semana de campaña ya trae un mal dato: la petición del voto por correo ha descendido un 20% frente a la convocatoria de 2005, lo que quizás precipita la entrada de un nuevo mensaje socialista cuando todavía no se había asimilado el anterior. Me estoy refiriendo a “Haz que suceda”, al que ya me he referido en un anterior post en el blog. Aunque ya podemos ver un cartel más “institucionalizado” (fotografía, logotipo del partido y el rotundo lema de “Patxi lehendakari”), la campaña televisiva echa mano de la creatividad a modo de cinco spots donde se recurre con frecuencia al humor y al impacto para animar al electorado vasco a que vaya a las urnas.

Para el sector más joven se lanza la “canción del cambio” y, desde un punto de vista político, se profundiza en el programa electoral al igual que en mensajes contra el PNV, esta vez por sus irregularidades en la gestión del museo Guggenhein de Bilbao (icono del renacimiento del País Vasco) o de la sede de Hacienda en Irún.

La tercera semana de campaña, el PSE acude de nuevo al “estilo Obama” e intensifica el ritmo mediático de la campaña con el “tren del cambio”. Se recurre por tanto al viaje simbólico que preparó el último presidente estadounidense desde Illinois hasta la Casa Blanca a modo de dos autobuses de campaña que recorren la ruta entre Portugalete (vinculada a la infancia de Patxi López) y Vitoria (sede del parlamento vasco).

puzzle1
Las paradas intermedias que tendrá la caravana en los siguientes días son igualmente destacadas y simbólicas:

Guernika, símbolo de la libertad vasca

La cumbre del Besaide, punto geográfico de unión entre las tres provincias vascas, donde se escenifica la unión de todos los vascos con un puzzle gigante

Barakaldo, donde se lleva a cabo un acto con Rubalcaba y se profundiza en el terrorismo

Bilbao, con un acto con Zapatero en el hotel que acogió al primer gobierno vasco

Mondragón, que tuvo un sentido encuentro con la hija de Isaías Carrasco

San Sebastián, acto con el alcalde socialista Odón Edorza

y final de trayecto en Vitoria, que cierra la campaña de nuevo con la presencia de Zapatero.

Entrevistas 2.0: la TV y Youtube son los grandes olvidados

Al margen de este itinerario previsto, la presencia en la red, que será comentada más tarde, tiene su punto álgido con una entrevista realizada por el candidato en Twitter, de la que queda el compromiso de mantener el blog personal una vez alcanzada la lehendakaritza y la integración de las redes sociales en la web de esta institución. También se experimenta con el formato de “Tengo una pregunta para usted” en Irún, un formato con el que el propio López ya había trabajado en octubre de 2008 a través del vídeoblog y del que se habían obtenido buenos resultados tanto en participación como en cobertura mediática.

cerdos-volandoSin embargo, los medios empiezan a echar de menos ciertas estrategias de marketing viral que ya habían sido usadas en las generales, y tanto como vídeos colgados en la red con lemas de campañade forma paralela as estrategias de marketing viral que se vieron en las generales (vídeos colgados en internet con lemas de campaña, mensajes… etc. Además, la TV pierde su protagonismo en la creación de opinión dado que de los dos debates previstos en la pública ETB, uno de ellos, el que se realiza en euskera, no cuenta con todos los candidatos principales, mientras que el se lleva a cabo en castellano está tan encorsetado en temas, tiempos de intervención o dinamismo, que decepcionan a más de un espectador.

La campaña, por tanto, comienza a “flaquear” hacia el estilo más “tradicional”, con nuevos mítines de Carme Chacón y Zapatero, cuando, el peneuvista Josu Erkoreka hace las siguentes declaraciones:“es tan difícil que el socialista Patxi López llegue a ser lehendakari como ver a un cerdo volando”. Poco tiempo tarda el equipo de campaña y afines expertos en la denominada “Política 2.0” en llenar la red de lemas como “pon un cerdo a volar” o “Josu Erkoreka ver cerdos volar”, en clara alusión a las posibilidades de ver un lehendakari socialista.

De igual forma, tanto la Red para el Cambio como Juventudes Socialistas llenan de “cerdos voladores” la Red (solamente el grupo de Facebook creado en este sentido tiene casi 1.000 simpatizantes en el momento de escribir este post), e incluso, ante el mitin para la juventud que se celebra posteriormente en San Sebastián, incluso aparecen físicamente los mismos para asombro de asistentes y medios de comunicación.

También se escenifica en Rentería la petición de la juventud vasca con un mural que recoge conceptos como cambio, integración, futuro, progreso, libertad sexual o ikurriña.

Cierre de campaña por todo lo alto: Internet sigue trabajando en silencio

cerdo-volador5.000 personas se congregan de nuevo en Bilbao y escuchan a tanto a un Rodríguez Zapatero que ya celebra la victoria del PSE en las elecciones que tendrán lugar dos días más tarde, como a un Patxi López que recurre a la “esperanza” y el simbolismo para conseguir el cambio. El tono, más enérgico, ya habla de un gobierno socialista de futuro y se da por hecho quién va a ser el próximo lehendakari, sin obviar contínuas referencias a la provincia de Álava, donde los sondeos pronosticaban un cambio en el número total de votos que luego se cumplió el 1 de marzo.

Nuevamente, se recurre a la unión de progreso y tradición con una interpretación del aurresku con un clarinete, las músicas comeciales y propias ya usadas en campaña, los cerdos voladores y grandes frases como la siguiente: “ponte en pie y llena las urnas de la primavera de las rosas”

Finalizada oficialmente la campaña, las redes sociales, que ya han estado echando humo durante toda la campaña serán protagonista de un último mensaje en Facebook, Tuenti y Twitter, las “140 palabras para el cambio”: “El domingo puede ser uno de los días más importante de nuestra vida. El cambio en Euskadi es posible, sólo depende de ti. No lo olvides, vota”. Este mensaje se traslada a los más de 4.000 “amigos” que tiene Patxi López en su perfil en Facebook, los múltiples seguidores de su blog y a la “ciberplataforma” que ofrece tanto la Red para el Cambio como Juventudes Socialistas.

El resto de la historia es ya conocida, el PSE consigue aumentar en más de 274.000 votos los resultados de 2005 llegando hasta los más 315.000, afianzando su posición en el País Vasco y con mayor legitimidad para formar gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: